martes, 23 de enero de 2018

Utopía. Recordando



Título: Utopía
Convencer al mundo de que soy dos veces normal

Si amigos aunque parezca mentira yo tengo la normalidad normal normalizada y por supuesto tengo normalizada la normalidad normal de Andres tetraplejico, os quiero convencer porque el mundo lleva cuarenta años queriéndome convencer de que yo no soy normal, me apoda inválido, minusválido, diverso funcional... ¿Y todo por qué? Porque camino sentado, no tiene otro argumento. Amigos yo si tengo argumento para convenceros de que vivo en la normalidad de mi tetraplejia y en la otra normalidad, yo se como piensa el mundo, sin embargo el mundo no tiene ni idea de cómo pienso yo.
Seguiré andando sentado y convencido de que mi propuesta es una utopía... pero seguiré intentándolo.
Mundo, pienso en sentado y en de pie, por eso, soy dos veces normal.
La mutilación agresiva que le hacen a los árboles de Barcelona es una aberración y no sólo protesto si no que lo denuncio y el alcalde me contesta que su equipo de poda lo hace muy bien... ...Yo le contesto que si también lo hace por qué no mutilan los árboles de las Ramblas... Me preocupa que en el bar del congreso se venda alcohol, máxime subvencionado, sólo hay que mirar algunas leyes para darse cuenta que están hechas por beodos y lo denuncio en Change.org. Me preocupa la isla de mierda del Pacífico, la guerra de Irak, la crisis y lo denuncio en mi blog... Todo esto sería mi segunda normalidad...
...Me preocupa la accesibilidad del edificio de los encantes y lo denuncio y el alcalde me contesta que su equipo de arquitectura lo tiene en cuenta y yo le respondo que cambie de equipos, de podado y de arquitectura... ...Siempre que hablo con un arquitecto le pregunto si ha visto algún párking con una rampa que acabe en dos escalones, y sigo diciéndole la accesibilidad es eso: poder moverte en silla de ruedas por la ciudad como un coche en un garaje...
De las 500 personas de la sala me gustaría saber a casa de cuántas podría acceder con mi silla de ruedas sin tener que echar mano de los bomberos, os puedo asegurar que todos y cada uno de vosotros accedéis a la mía... Se enfrían muchas amistades por culpa de dos escalones.
...Me gusta viajar, el arte, la buena mesa... ...La gente elegante de pensamiento, la vida... ésta sería mi otra normalidad.
¡¡Como dijo aquel, aré lo que pude!!
27-11-14
A.Hinarejos



sábado, 13 de enero de 2018

Suicidio, no eutanasia



Hoy hace veinte años que un tal Sampedro se suicidó, me niego a que a un tetrapléjico lo pongan como “estandarte” de la eutanasia, porque lo que él protagonizó fue un suicidio con todas las letras, otra cosa es quien fue el responsable de este hecho, si el Sr. Sampedro hubiera tenido respaldo de la administración en vez de depender de su familia para todo, dudo que se hubiera querido quitar la vida, vuelvo a repetir lo suyo fue un suicidio como tantos hay en el resto de mortales porque se cansan de vivir o por otras circunstancias. Estoy a favor de la eutanasia, siempre y cuando una vida digna se agote y no haya forma humana de remediarlo, infinidad de tetrapléjicos con la movilidad igual o peor que la de este señor vivimos la vida con dignidad, con momentos felices y otros no tanto, como todo el mundo, particularmente, con una lesión más alta que la suya vivo tetrapléjico, pero luchando y no me hace ningún favor que lo nombren como “estandarte” de la eutanasia, entre otras cosas porque es mentira, es mentira que por el hecho de estar así te quieras morir y si quisiera no necesitaría a nadie para hacerlo, con ponerme delante de un coche que vaya a cien por hora tendría bastante, él lo hubiera podido hacer, disponía de una silla de ruedas con motor, en fin, dejen a los tetrapléjicos en paz y busquen candidatos en otro colectivo, la eutanasia tendría que estar regularizada por ley para la gente que realmente no pueda si quiere suicidarse, cosa que no fue el caso del Sr. Sampedro.
Más ayuda de la administración al afectado de secuelas graves por un accidente o una enfermedad y sobre todo busquen otro “estandarte” y déjennos a los tetrapléjicos con nuestras ganas de vivir aunque necesitemos ayuda para ello. Hoy en día existe el Ayudante Personal (AP), por desgracia no para todo el que lo necesita, pero espero que el pueblo y los políticos se enteren que con ayuda se es tan importante o no, como cualquiera. No queremos “héroes” de este talante, queremos luchadores para vivir mejor, no  crónicos para bien morir.
A Hinarejos

13-01-18