jueves, 30 de junio de 2011

Hombretones del universo

Un mundo casi feliz.
Si yo os dijera que existe un país de 23.000.000 de personas en el cual su población reclusa es de 67.853 estaríamos hablando de una alta delincuencia, un país bastante violento, prácticamente es una realidad mundial.
Por otro lado un país casi perfecto podría ser ese mismo con 5.723 reclusos y 23.000.000 de habitantes también, contando además que estos reclusos en su mayoría no son por asesinato, ni violencia de género, ni grandes atracos…
Pues bien, existen una serie de personas que por suerte son el espejo donde nos hemos de mirar para ser un poco menos violentos, más humanos y por que no más “cariñosos”…, estas personas por suerte tienen la virtud de  no malearse de tal manera, todo y viviendo entre nosotros, curiosamente no son ni Católicos, ni Musulmanes, ni Budistas… son posiblemente un género simplemente más humano, "son una especie capaz de llorar delante de una guerra y sonreír ante el César". 
Son las más incomprendidas del universo… …Este pueblo casi perfecto contado en cifras reales sería la población femenina… ¿Por qué no las copiamos HOMBRETONES del UNIVERSO…?
30-06-11

martes, 28 de junio de 2011

Puesta de sol

La torre de las aguas del Besos, además de llamarle chimenea lo parece...

jueves, 23 de junio de 2011

¿Culpable...?

¿Culpable…?
Toda la culpa es de ellas, es que no pueden estarse en casa, pobres hombres, no hay trabajo, culpa de la mujer por introducirse en el mercado laboral, con lo bien que estaban en casa sin hacer nada, sólo por tocar las pelotas, hay que joderse, están llevando medio mundo a la ruina, mira en los países árabes, ellas si que saben, tienen al marido esclavizado, no se dejan ni ver el tobillo, eso es cultura de pareja. No conducen, con razón no hay caravanas, la mujer occidental es cruel, se ha propuesto acabar con la tranquilidad conyugal y lo está consiguiendo, ha decidido no tener muchos hijos, para tener más tiempo para pelearse con el marido, no para disfrutar con él, son tan lelas que rechazan una vida holgazana dedicada solamente a la casa a cambio de un estrés  espeluznante. Quién tiene la culpa de que haya gente mala, pues ella, que es la que pare, todos los malos son hijos de puta… Pero la mujer no lo entiende es tan, tan corta que sigue trabajando, conduciendo, peleándose con el marido… No puede romper con tradiciones ancestrales, la iglesia en todas sus ramificaciones así se lo aconseja, los “ilustrados” en estas ciencias también, su puesto es el de criar retoños y holgazanear en el domicilio, no se por qué es tan perversa, con lo bien que vivíamos los hombres cuando no rechistaba por nada, joder que mala pata, que de repente ¡¡hala!!  Ni parir, ni cuidar de la casa, ni callarse… sinó todo lo contrario, renegar por todo, incluso si le dices que gire el volante a la derecha, por nombrar algo. La mujer es la culpable de casi todo, incluso de no poder ser curas, hay que joderse, como no cambien esto se hunde… O será el hombre el que está equivocado?
23-06-11

viernes, 17 de junio de 2011

La juventud es pacífica no idiota.

Que la democracia es el sistema menos malo de gobierno, eso todos lo sabemos, “la broma” es que la constitución sea papel mojado y que las leyes no se cumplan, la corruptela que reina en nuestro país es imposible de soportar, los millones de euros que se escapan de los cauces cotidianos son culpa de la miseria que reina por doquier, no puede ser que un dirigente se haga millonario robando y una vez “cazado” sin más siga millonario, la ley ha de servir para quitarle a él y a todo el que esté implicado todo lo que han robado y aún más, todo lo que tuvieren como indemnización, no se puede permitir que todo el país vea como después de pillarlos robando se ríen de nosotros despilfarrando lo que la justicia no ha sabido arrancarles. El que la hace la ha de pagar, no vale “tío páseme usted el río“, si no se escarmienta seguirán saliendo corruptos por todas partes, al fin y al cabo por la afrenta de ser pillado no se muere nadie y luego a vivir del botín, ésto que me perdonen no es democracia, que mientras los políticos son cada vez más ricos el pueblo cada día es más pobre, en este enlace quedan claros los números “democráticos”. http://www.sigueleyendo.es/tag/paro/  Piden los del 15m democracia real y hay quien dice democracia sin adjetivos, y yo digo sin adjetivos es democracia, no democracia monárquica que es lo que tenemos ahora, yo voto por la democracia real, no “corrupta”, ni tampoco monárquica. Estoy en contra de la violencia, pero de toda la violencia también de la silenciosa, que es la peor, contra ella no hay argumentos, solamente salir a la calle, para mi que te quiten un piso, es violencia, que te tengan un año en lista de espera para operarte, mientras que al monarca se lo hagan  corriendo es violencia, que la enseñanza esté como está… es violencia. Todo ésto que me perdonen es violencia silenciosa, pero también democrática, por eso no me extraña que la juventud esté protestando en la calle. La corruptela se ha de acabar, por desgracia llevamos muchos años “perdonado” el mal manejo de las soberanías políticas, el hacinamiento en los comedores sociales es tercermundista, mientras que los políticos entre otras cosas han de ir en primera clase cuando viajan, ésto no es ni democracia monárquica, ésto es democracia para unos cuantos.
La juventud es pacífica no imbécil…
17-06-11

jueves, 16 de junio de 2011

Parí hijos...

Nací H…..
         Analicé mi historia y comprendí el agujero negro de mi estirpe.
                    Parí hijos y me tacharon de maría
                    me pusieron los cuernos y me dijeron prostituta
                    no tuve voz ni voto y aprendí a justificarme
                    trabajé en casa y fui una holgazana
                    me casé por amor y me martirizaron
                    levanté la voz y me quisieron inmolar…                
          Una vez, un país sin entender muy bien lo que pasaba, comenzó a abrir y cerrar puertas, ilusionada la gente que en él vivía anduvo por horizontes verosímiles hasta que poco a poco comprendió que la luz del presente pasaba por ser su estandarte. Un paseo digno es el pilar del bienestar y así fue como la comunidad de aquel país dio el paso. Venían estas personas de un periplo espeluznante, afligidas por sus creencias y rotas por el poder marcial, aquellos individuos levantaron la mirada y arrinconaron sus fetiches y comenzaron a ver por primera vez en toda su historia la luz..
          La mujer cogió las riendas de su propia autoridad, libre del miedo introducido en su pensamiento desde tiempos remotos, demostró que la dueña de su cuerpo es ella y de esta manera de un plumazo elevó su desahogo varios peldaños, pasó de ser una "coneja" multiparturienta al servicio de su marido a organizar ella misma y sin prejuicios un único retoño, con lo cual el país despertó del letargo, las familias menos numerosas en vez de dedicarse a criar sobrante humano aprovechaban el tiempo en viajes y quehaceres ociosos, cosa que repercutió en su renta per cápita,  pues la gente en vez de parasitar el dinero en bancos lo movía creando, así puestos de trabajo.
          Claro que ésto no fue fácil, por un lado el "macho estático", desconcertado, tuvo que amoldarse a la nueva situación, claudicando vio como su compañera dejó de ser el ama de su casa y se puso a trabajar en cualquier empleo remunerado, cosa que le hundió sensiblemente, pues la atadura económica de esta forma desaparecía. Lejos de adaptarse a la nueva situación haciendo cursillos de reciclaje para compartir el trabajoso dilema de los quehaceres domésticos, torpe en estos menesteres siguió adoptando la postura más sencilla, la de ser un manazas para ello, con lo cual la mujer además de parir, criar, trabajar fuera… tenía que cargar con todo, a lo sumo y como un acto heroico  algunos "ayudaban".
          Aquel país fue subiendo con firmeza, al estancarse su demografía, la miseria del hacinamiento humano no se produjo, la mano de obra barata desapareció, el hambre que en otros tiempos recorrió los hogares donde un hombre sólo tenía que arrastrarse para tapar "quince" bocas hambrientas, también. Hubo en aquel país golpe de estado y todo, la gente harta de ser el culo de la "historia" supo reaccionar ahogando la fuerza de la sin razón, aunque pasando bastante miedo. El peso de la aceleración económica recayó fundamentalmente en las féminas, al no entender el hombre que su rol había girado ciento ochenta grados, seguían comportándose como antaño, por lo que la convivencia conyugal se rompía en mil pedazos, contratiempo que implicaba a la madre de la mujer en el noventa por ciento de los casos, así, de esta manera, cuidándose la abuela de los nietos, la mujer podía seguir el camino, el hombre en un porcentaje bastante elevado se volvía bajo las faldas de su mamá. Era otra forma de gobernar sin el poder de las instituciones. Los políticos, el noventa y cinco por ciento hombres, ante el papel seguían mandando, pero la realidad se advertía por las calles, al no parir tanto como a ellos les hubiera gustado, los retoños podían ser más atendidos en todos los sentidos, estudiar, escoger el puesto de trabajo… un dilema, porque acostumbrados los "señores" a tener mano de obra barata y mujer para todo, el caos era palpable.
          Leyes, decretos, todo lo que oliera a poder institucional estaba en manos masculinas, sin embargo el poder realmente enérgico se escondía agazapado en las ideas de la mujer, el obelisco comenzó a inclinarse, el macho estático comenzó a lloriquear, y, curiosamente, el país comenzó a emerger, libre del que dirán, la mujer silenciosamente introdujo su pensamiento en la historia de un país endeble, en muchos casos le costó sudor y lágrimas, porque además de trabajar una jornada cada día, cada día tenía que poner en funcionamiento a su familia.
         Como todo no puede salir bien lo que por un lado ellas hacían, por otro lado ellos amparándose en la fuerza del poder político lo desmejoraban, al no saber como paliar el sistema impuesto por la mitad de la población, comenzaron a bocear a los cuatro vientos que necesitaban ayuda y así fue como otros países donde la mujer seguía sometida, al oír las llamadas comenzaron a cruzar estrechos y arriesgados laberintos para complacer a aquellos administradores sin recursos. El conjunto demográfico estuvo varios años estacionado, pero al ir viniendo personas de otros países el hacinamiento comenzó, las féminas llegadas no disponían de un pensamiento libre y por lo tanto sumisas y devotas comenzaron a parir y la demografía subió también. Y la riqueza étnica abarrotó las calles de sus pueblos y ciudades y la pobreza racial sus suburbios.
          Y los hombres de aquel país dispusieron de mujeres sumisas y devotas y los políticos admitieron que aquello era mano de obra barata. Y las abuelas de aquel país, como mujeres que eran, comenzaron a hacer obligatoriamente horas extras, cuidando por un lado a sus progenitores y por otro a sus nietos y entre medias tenían que lavar la ropa y hacer la comida de sus hijos… y, además la de su marido y la suya propia y hacer las camas, quitar el polvo, fregar los platos y el suelo, hacer la compra y administrar la economía doméstica… Y las hembras sobrecargadas experimentaron el sabor de su decisión y los hombres en silencio se resistían a no encontrar la mesa puesta, la ropa lavada y planchada, la cama hecha, los platos limpios, y, la mujer en la cama dispuesta… . Su devota y sumisa señora le negaba una cosa tan habitual, tan normal, desde el principio de los siglos era así, por qué ahora estaba cambiando, él no había hecho nada, él se comportaba como su padre, su abuelo… él le ofrecía la posibilidad de parir hasta quince veces y no hacer nada más, solo tener la casa a punto y estar dispuesta para lo que él necesitara.

                 Cerré los ojos y vi mi vida relajada en la historia
                 Los abrí y comencé a soñar.

                                     *           *           *
               
                 El deseo no me atormenta
                 Es la sensibilidad del pensamiento lo que me hace meditar

         En aquel país, la mujer comenzó a instaurar su estatuto natural, los credos y las leyes se arrodillaron ante el procedimiento, el hombre lejos de colaborar, dejó que los ancianos fueran introducidos en aparcaderos de dolor, residencias para humanos "inservibles", al no entender la nueva cultura, el macho estático no compartía los esfuerzos de la rutina cotidiana, por lo cual hubo que achicar a cualquier precio el cuidado doméstico. Compungido acechó en ocasiones a la "culpable" de su desdicha y la sacrifico a la deidad de su doctrina.
         Se multiplicaron las "inclusas" de día, guarderías para retoños a partir de los cuatro meses, donde el llanto tierno era ahogado por paredes frías, en estancias obsoletas. Y en aquel país se enjuicio la explotación infantil del tercer mundo…
          Y siguió acudiendo sobrante humano al reclamo de los mandatarios, y los focos de miseria siguieron aumentando y las mujeres de aquel país resistieron y dejaron de hacer las camas cada día y se olvidaron de quitar el polvo… y dejaron de ser "esclavas". Y el macho estático comenzó a freír un huevo y descubrió que existe un pepino y un calabacín y aprendió a  darle papilla a su hijo y a quitarle los pañales y aprendió a cuidar a sus ancianos… …y dejó de ignorar su realidad y creció.
          Vino a aquel país potencial humano de todas razas y creencias, y sus habitantes se opusieron a la ablación (extirpación del clítoris) y también se opusieron a los reconocimientos médicos para comprobar la virginidad de la mujer, y por ello fueron tratados de racistas y xenófobos y, curiosamente, aquellos humanos tratados de racistas y xenófobos buscaron hijos chinos, negros, polacos… …de cualquier etnia o raza y crecieron y se unieron entre los nativos y fueron aceptados siguiendo las reglas del juego, y, aquellos niños humanos se opusieron a los "sacrificios" ancestrales de cualquier etnia o creencia, además se opusieron a la transgresión de cualquier raza.

          La tierra es mi patria, el sentido común mi bandera, la llamarada de la religión es un infierno que lapida la vida.
          La tierra es mi estandarte, el sentido común mi patria, "lucharé hasta instaurarlas".
                       Atravesé el gélido comino y seguí
                      Pasé hambre y dormí bajo la luna y seguí
                      Corrí hacía el horizonte con ansia y seguí
                      Me perdí en el desierto y seguí
                      Anhele no haber nacido y seguí
                      Quise volver  y seguí
                       Busqué ser libre y seguí
                       Me tragó el océano y…
         Y en aquel país compartieron las ideas sus habitantes y unos y otras decidieron su camino y la demografía creció al ritmo deseado y el macho estático despertó.
Barcelona, 13/03/2002

lunes, 13 de junio de 2011

Recordando ll

    La razón de la locura o la locura de la razón. 
Centenares de muertos, víctimas de una rivalidad enferma. Uno de los símbolos de New York se desplomó como un castillo de barro abarrotado de ciudadanos ajenos al combate silencioso protagonizado por un iluminado y la cúpula pacificadora del país auto nombrado juez de la humanidad. Centenares de muertos llorados por decenas de millones, desolación, impotencia, congoja compartida por casi toda la humanidad, secuelas irreversibles, cicatrices vergonzosas. Aquellos que lloran a sus víctimas azuzan al enano pacificador para que organice su ejército protector y lo envíe a vengarse de sus muertos, matando humanos ajenos al conflicto, sembrando el terror en un pueblo debilitado por su propia ignorancia. Como el iluminado no aparece y el ridículo es latente, después de destruir aquel país, creen que los muertos aun no están vengados y el pacificador ha de matar más gente y que lloren muchos más y que sufran muchos más y que la desolación sea apocalíptica (un juez ha de dejar claro para que está) y esta vez el pacificador, además, organiza el ataque cuerpo a cuerpo, con humanos de su ejercito soberano y los muertos de la cacería se multiplican y la desolación, la congoja y la impotencia se multiplican y los conciudadanos del enano se sienten vengados y siguen llorando pensando en los muertos del castillo de barro y comienzan a llorar los muertos que caen por el fuego amigo y el fuego enemigo y el pacificador azuzado por la razón de la locura o La locura de la razón, sigue con su prepotencia apocalíptica, hace caso omiso a la humanidad entera y su cinismo se ratifica como la demencia  manifiesta de un orate sin medicación.
30-8-03
La cacería organizada por el "juez" del planeta se ha saldado con veinte mil muertos, más tres mil muertos más, entre niños viejos y mujeres, amén de los mutilados y heridos irreversibles de todas las edades y clases ¡Qué grandeza! Bombardear hasta la devacle más vergonzosa ¡Qué gente tan honrada! Apoyar a su líder para masacrar a un pueblo inocente ¡Qué adelantos! Matar a diestro y siniestro sin exponer lo más mínimo. La cacería ha sido un éxito, los misiles y las bombas se han comportado como se esperaba, una conquista sin riesgos.
Esto podría ser, resumida, la crónica de la penúltima aberración rubricada por el ser humano.
La preponderancia de un pueblo, es otra cosa, la grandeza de una comunidad no es aniquilar a quien te parezca, el honor de un país no es organizar una cacería para hacer estallar el remanente bélico sobrante, sobre gentes indefensas, el poder de un pueblo es ser suficiente para achicar los problemas de su vecindario. La tecnología se ha de aplicar con sapiencia, los misiles dirigidos, las bombas inteligentes… todo el potencial mortífero de que dispone EE UU. Además de servirles para cazar musulmanes lo deberían utilizar para, por ejemplo, apagar fuegos, yo no entiendo mucho de bombas ni bombarderos, pero supongo yo, que si los misiles dirigidos los cargaran con agua y los enviaran a la línea devastadora donde las lenguas de fuego abrasan lo que pillan por delante, la humanidad entera les aplaudiría, si las bombas mortíferas, igualmente las cargaran con agua y las lanzaran sobre el "frente" asolador otra cosa sería. Siento vergüenza ajena de un pueblo que se las da de haber ido a la Luna, estar organizando un viaje a Marte y aniquilar a miles de personas a distancia… pero que, sin embargo están achicharrándose y no saben como apagarlo. Carguen el armamento con agua y desplacen el potencial bélico a la "línea de fuego" y verán como la humanidad entera les aplaudirá. Aunque creo que les importa poco como piensa quién no sea de su país.
Un pueblo es fuerte cuando sus vecinos duermen a pierna suelta.
31-10-03

Placer esotérico...

Se acostó conmigo, cual quinceañera desvergonzada, me dejó en paños menores, acariciándome por doquier se dejó querer, metida en mi cama fue conquistando mis sentimientos, novato e indefenso coqueteé con ella convencido de que no había otra cosa mejor, mil avatares y sentimientos apisonaron mi realidad, creciéndome poco a poco fui vislumbrando el escenario, el placer era oropel y sus caricias un espejismo, comprendí en seguida que se trataba de una violación camuflada, aquella desvergonzada quinceañera pretendía enredarme en su tela sin darme la oportunidad de decidir, caí en sus redes indefenso, debilitado por aquel contratiempo, dulce atardecer, coito pornográfico, placer esotérico… averno, gloria, limbo donde mi persona se encontraba extraviada poseída por las fauces de una quinceañera estafadora. Penumbra de un horizonte cibernético donde mis pensamientos oscurecidos por las circunstancias no se percataban que aquella mujer con cara de niña era la siniestra realidad de un homicidio, la muerte…
Se acostó conmigo, se metió en mi cama cual quinceañera frívola.
10-05-09
Recostada a mi lado devoraba el sentido común,

viernes, 10 de junio de 2011

Recordando l

Donde está la libertad, donde el sabor a progreso, que historia imprimirán los eruditos del momento, tengo un caos en mis pensamientos, es normal la enfermedad colectiva que invade la Tierra, hemos de lisiar a medio mundo con el poder omnipotente del delirio ruin de unos cuantos, sembrando el terror cosecharemos pánico, temor… conquistadores de llanto y pesadumbre, nuestra historia, cuanta amargura pacífica, terror avivado con el apoyo de personas devotas en ignorancia, mi cerebro hierve sin encontrar respuesta buscando una solución, muerte, amputaciones físicas y mentales, lesiones irreversibles, donde está la razón ¿Porque apoyamos al conquistador de nuestras ruinas? ¿Estamos fuera del tiempo? ¿Actuamos engañados por nuestra realidad? La penuria desde lejos no se aprecia, el dolor del otro lado no nos duele, que lealtad practicamos hacia nuestros congéneres,  reivindico responsabilidad y coherencia a mis vecinos del lado más favorecido, al conquistador de fatigas le exijo que se arranque los dientes, se corte una pierna, se saque un ojo… y que al decidir atacar ponga en primera fila a algún familiar querido,  que pobreza la riqueza que hacina juventud en los hospitales primero y después en los rincones de las casas más humildes, el llanto ahogado por las paredes de la ignorancia hace poco bulto, cuanto más lisiados tengamos más agresión exigimos, crueldad humana, que raciocinio es este que nos atribuimos, el dolor del otro lado no nos duele, la "artillería perfecta" mutila a quien la utiliza, el defensor anónimo de su intimidad muere matando intrusos, el terror esta servido, terroristas o guerrilleros, defensores de la paz o terroristas, pensémoslo antes de apoyar al conquistador de vanidades a llevar a cabo su guerra innecesaria y cruel para todos, si tiene ganas de combate que se pegue cabezazos contra la pared, que se arroje desde un tren en marcha o se apunte a hacer calceta…
Un loco cruel e ignorante, fortalecido por el voto inocente de una multitud infeliz puede arrasar cualquier zona sembrando de calamidades su propio territorio.
La historia, mañana habremos perdido.
06-12-06

jueves, 9 de junio de 2011

"¡vales un potosí!"

El ser humano casi nunca piensa en las consecuencias de sus vanidades.........
http://www.travelblog.org/South-America/Bolivia/Potosi-Department/Potosi/blog-613478.html

Te atreves!!

El misterio de la habitación 510 del Hotel Corona

El 12 de julio de 1979 un trágico suceso conmocionaba a la ciudad de Zaragoza y a todo el país, un sobrecogedor incendio devoraba el hotel Corona de Aragón originando una de las tragedias mas desoladoras de nuestra historia reciente.Fue un incendio terrible y lleno de incógnitas que se cobró la vida de 78 personas, además de innumerables heridos y quemados. A día de hoy aun se duda sobre si un atentado fue la causa de la tragedia, ya que además de numerosos altos mandos militares también se alojaban en el hotel la viuda de Franco y su familia, que que iban a acudir a la jura de nuevos tenientes en la Academia General Militar. Es difícil poder llegar a imaginarse el autentico pánico de los ocupantes del hotel, que se veían acorralados por las llamas ante la imposibilidad de poder escapar. Muchos de ellos murieron abrasados o asfixiados, otros en un desesperado intento de escapar de ese infierno se lanzaba por los balcones presa del pánico causando verdadero horror a los allí presentes, como la caída de un niño desde el 7º piso que se estrelló contra el suelo ante los desgarradores gritos de su madre. Al tiempo el hotel fue restaurado y remodelado, volviendo a abrir sus puertas al público, pero según cuentan numerosos testigos la tragedia allí vivida quedó grabada para siempre entre sus paredes, repitiéndose cada noche como una vieja cinta, desconcertando y atormentando a propios y extraños que a diario trabajan o descansan en él.
Todo comienza al salir a la luz el testimonio de una de las azafatas que como muchas otras chicas de su profesión se alojaban en este hotel.
“Yo no sabía nada de la habitación, pero lo cierto es que una noche que me tocó sentí la opresión de otra presencia. La sentía continuamente en la ventana, intentando abrirla como si no pudiera hacerlo. No me podía quedar dormida porque me parecía cuando estaba en duermevela que alguien se inclinaba sobre mí. Pensé que eran mis nervios y una mala pasada de mi imaginación, pero resulta que al comentárselo a una compañera, ésta me dijo inmediatamente: ‘has estado en las 5l0. Allí sucede algo. No eres la única a la que le ha pasado’ “.
Parecía que con este testimonio se abría la caja de Pandora, dando lugar a que muchas personas perdiesen su miedo a la burla ajena y comenzasen a relatar su experiencias.
Por lo visto los hechos inexplicables suceden por todo el hotel, respirándose, como muchos lo describen, una agobiante sensación claustrofóbica por sus instalaciones, pero parece ser que el centro de mayor concentración se da en la habitación 510. Muchas de las personas que han tenido la suerte o desgracia de dormir en ella coinciden en el calor insoportable que se concentra en la misma, incluso no pudiendo ser rebajado ni con el aparato acondicionador, ya que como relatan numerosos testigos incluso este mismo despide un aire abrasador, hecho que por lo visto también ocurre con la temperatura del agua de los baños, y para algunos hasta con los manillares de puertas y muebles que arden al tacto.
Portada de La Vanguardia
Portada de La Vanguardia
El autentico espectáculo que se experimenta en esta habitación no solo termina aquí, sino que parece mostrar siempre un patrón común: encendido y pagado repetitivo durante la noche, sin causa aparente, de las luces de la habitación y del pasillo, olores nauseabundos, repetitivas llamadas al teléfono sin que nadie conteste al otro lado, una estremecedora sensación de asfixia que te despierta en mitad de la noche, toques en la puerta… e incluso según alguna que otra persona a la cual le ha impedido dormir, una misteriosa luz anaranjada que se cuela por debajo de la misma, como si el fuego se encontrase en esos momentos en los pasillos.
Al parecer no solo en la habitación 510 se dan sucesos inexplicables, aunque sea donde parece que tengan preferencia por manifestarse, en el resto del hotel también se han dado testimonios de personas anónimas y empleados que se han topado de cara con el misterio.
En los pasillos, sobre todo en los de, una vez mas, la planta quinta, se escuchan ruidos de pasos o carreras, apreciables desde las habitaciones o el piso de abajo, comprobándose que no hay nadie en los mismos, pues se llegan a dar incluso con la planta vacía. Hay quien relata como caminando por los estrechos pasillos han sentido como si los empujasen, detallando que el suceso experimentado no ha sido como quien te empuja premeditadamente, sino mas bien como cuando chocas con alguien que por una razón u otra huye de algo y no ha podido evitarte.
Uno de los casos mas curiosos es el de la discoteca que antiguamente ocupaba uno de los locales del hotel, según comentaba un trabajador de ella todos los días la sal usada por el descalcificador de agua del Láser que había allí “se volvía negra a pesar de que usamos varios tratamientos para hongos y algas, incluyendo lejía pura”.
Se dice que la sal es capaz de atrapar las energías negativas de un lugar, volviéndose a su vez negra, hecho que coincidiría con lo anteriormente relatado.
Numerosas son las personas que pasan cada día por el ahora hotel Meliá Zaragoza, y muchas de ellas se reafirman en que nunca volverían a pasar una noche en el mismo, ni por todo el dinero del mundo.
Algo extraño ocurre en sus instalaciones, y ante la espera de que algún día alguien se decida a investigar seriamente lo ahí sucedido solo nos queda preguntarnos que tipo de fuerza o energía hace que este sea uno de los lugares malditos de nuestra geografía.
Yo por mi parte espero poder dormir algún día en la susodicha y misteriosa habitación 510 y poder experimentar en mi propia persona lo que allí ocurre.
Si uno de estos días reuno el valor (y dinero) suficiente no dudéis en que podréis volver a leer sobre el hotel en este blog, relatando, si hubiese tenido la suerte de topar con ello, todo aquello de lo que hubiese sido testigo.
Fuente: Erebos Blog
~ por loincognito en 26 Febrero 2009.

Una respuesta to “El misterio de la habitación 510 del Hotel Corona”

  1. [...] En los pasillos, sobre todo en los de, una vez más, la planta quinta, se escuchan ruidos de pasos o carreras, apreciables desde las habitaciones o el piso de abajo, comprobándose que no hay nadie en los mismos, pues se llegan a dar incluso con la planta vacía. Hay quien relata cómo caminando por los estrechos pasillos han sentido como si los empujasen, detallando que el suceso experimentado no ha sido como quien te empuja premeditadamente, sino más bien como cuando chocas con alguien que por una razón u otra huye de algo y no ha podido evitarte. Fuente: lo-incógnito [...]

miércoles, 8 de junio de 2011

martes, 7 de junio de 2011

El Juan Sebastian el Cano



Esta foto está tomada desde mi balcón en la clausura del Forum de las culturas de Barcelona el  2004, como a mi gusta he querido compartirla...
Esta pequeña historia como nostálgico que soy os la regalo.
El casco fue diseñado por la compañía Echevarrieta y Larrinaga de Cádiz, siendo el Ingeniero que lo diseñó el bilbaíno y Director del Astillero entre 1921 y 1931 Juan Antonio Aldecoa y Arias. El mascarón de proa y otras tallas del barco fueron encargados al escultor bilbaíno Federico Sáenz Venturini. Para el diseño de las velas se eligió al proyectista inglés Nicholson. Su primer velamen era de lino y se encargó a la fábrica Ratsey Isapthone de Gosport, una de las importantes firmas inglesas del momento. Las velas de respeto fueron realizadas por la casa Echarne de Gijón. A su entrega, el buque escuela contaba con un motor diésel auxiliar de 800 caballos (unos 600 kW). El precio de coste del barco ascendió en aquella época a 7 569 794 pesetas.
La embarcación cuenta con dos purificadores de agua y un depósito de gasóleo de 265 000 litros que alimenta tanto sus motores de propulsión como sus generadores eléctricos. Con una capacidad de carga de poco más de 600 toneladas puede estar en alta mar durante más de veinte días sin tener que ir a puerto a abastecerse.

domingo, 5 de junio de 2011

Diccionario cochambroso

PROYECTO
El 23 de mayo de 1735 fueron aprobadas las constituciones de la que habría de ser Real Academia de la Historia, al aprobar Felipe V los estatutos el 18 de abril de 1738. A los pocos días de formar las constituciones, don Agustín de Montiano y Luyando propuso que se comenzara a trabajar en un Diccionario histórico-crítico de España y, tras los cambios de opinión sobre ello, se acordó que se le dedicara todo el tiempo disponible. Querían los académicos, con el diccionario, desterrar "las ficciones de las fábulas" y que, a los acontecimientos, se les diera "la más exacta cronología", con las "necesarias noticias geográficas antiguas y modernas". Los académicos, según la propuesta hecha por Montiano en 1735, formaron un plan, en el que se contemplaron varias secciones o materias: geografía, origen de España, sucesión e historia de sus reyes, costumbres, leyes, rentas reales, comercio, varones ilustres y otras más que permitieran compendiar todo el saber sobre el pasado, después de someterlo a revisión científica, para separar lo cierto de lo falso. Así, los académicos pensaban contribuir a que se desterrasen "las fábulas introducidas por la ignorancia o por la malicia". Con el tiempo, los académicos se dedicaron a la formación de un diccionario geográfico de España, en el que puso gran empeño don Pedro Rodríguez Campomanes mientras fue director, entre 1764 y 1797.

TERCERMUNDISTA, DONDE ESTÁ LA REALIDAD.
No podemos tolerar que nos tomen el pelo de esta manera, y encima pagándoles 6.000.000 de euros, estoy en contra de la quema de libros, pero este diccionario lo quemaría, haría devolver el dinero y lo encargaría a gente responsable e imparcial… no te pierdas el siguiente artículo de Javier Sardá, deja claro lo llena de mierda que está esta institución, o quizá este país…  



                                                 

La Real Academia de la Historia ha publicado elDiccionario Biográfico Español. Ya saben que en él se trata a Franco como si hubiera sido un querubín, y a los de izquierdas, como perros. Podríamos decir que nada que objetar y que ahí se pudran. Pasa, no obstante, que lo pagamos con nuestros impuestos, y este detallito es importante.

Versión en .PDF

Información publicada en lapágina 6 de la sección deOpinión de la edición impresa del día 05 de junio de 2011VER ARCHIVO (.PDF) 
La Real Academia de la Historia la fundó Felipe V, y diríase que en tal época han quedado fosilizados los que de ella viven. El sueldo es lo único que se ha actualizado. Es un cachondeo.
Por lo visto, el tal diccionario lo encargó Aznar cuando gobernaba el mundo. Llevados por tan alto designio, los supuestos historiadores han cumplido el encargo a imagen y semejanza de su sumo hacedor. El resultado es, desde esta perspectiva, impecable. Aznar ha sido, pues, un D'Alembert de la derechona y ha querido no solo pasar a la historia enciclopédica sino encargarla él mismo.
-Me hagan un Diccionario Biográfico.
-¿Cómo lo quiere?
-Exhaustivo...
-No, que si lo quiere... objetivo.
-Naturalmente. Pongan que Franco era valeroso y católico.
-Cojonudo. Captado.
-Y pongan que el triunfo socialista fue ilegítimo cuando lo del 11-M.
-Marchando...
-Y que la República fue el infierno.
-¿Algo más?
-Sí, que el 23-F fue un suceso. Nada de golpe de Estado.
-Oído, cocina.
Fue tal el entendimiento entre Aznar y los académicos, que esta conversación no fue necesaria. Existía entre todos una gran comunión.
Estos tíos han revolucionado el concepto de la objetividad histórica. Como la objetividad es imposible por definición, van y le encargan la biografía de Franco a un franquista. ¿Cómo no lo habíamos pensado antes? Claro, y la de Hitler a un nazi, y la de Stalin a un estalinista, y la de Dios a un cura (perdón, este ejemplo no vale porque ya pasa).
Realmente, el libro está mistificado. El libro como soporte puede ser tan perverso como cualquier otro. Que leer cualquier cosa sea siempre positivo es tan absurdo como decir que ver la tele es bueno independientemente del programa elegido.
Estos tíos le hacen pensar a uno en la mucha literatura política que leyó y escribió Hitler. Le hacen pensar a uno en libros cuya aparición ocasionó auténticos estragos en la humanidad. En imposturas maledicentes publicadas para invocar la necesidad de aniquilar pueblos enteros. No, el libro no es un valor en sí, y de ahí el valor de los libros que luchan contra los monstruos editoriales. La historia está llena de espanto publicado, pero también de esfuerzos liberadores. Perdón, que me he puesto un poco serio.
Estos tíos de la Academia juegan con fuego. Lo que dicen de Franco es un insulto no solo a la historia sino a las víctimas de una guerra. Es un insulto a las penas de muerte de la posguerra, a las prisiones y al sufrimiento. Es un insulto escrito con sangre. Su España no existe ni existirá jamás, escriban lo que escriban. Ya sé que el otro bando cometió atrocidades condenables y que ya han sido condenadas. Pero que estos tíos condenen las de su bando cuando escriban subvencionados. Yo qué sé...

sábado, 4 de junio de 2011

OTRO PLANETA TIERRA (NOVELA)


Otro Planeta Tierra
Mi ciudad, mi país, mi tierra, mi mundo, son junto a las consecuencias que me acontecen el paraíso que requiere la persona que transporto para sonreír con facilidad. El viejo planeta Tierra, cuna indiscutible del rico manjar que proporciona la tecnología pilar indispensable a la hora de disfrutar del placer de vivir, es mi talismán.Mi amigo Dreanu me comentó que quería entresacar unos apuntes de un extensísimo y viejo archivo, invitándome al mismo tiempo a narrar un escrito con el que dar paso al documento que resultara.
Olvidándome por completo de aquella invitación, hoy pasados dos años y después que Dreanu me ha recordado aquella conversación depositando un montón de folios en mis manos, voy a intentarlo.
Las batallas que organiza la sabiduría y el entendimiento son el poder intrínseco donde un pueblo se respalda a la hora de pasear con tranquilidad por los caminos que él mismo inaugura. La claridad con que antepasados nuestros han imprimido la historia queda patente en las hojas que componen el escrito, las frases desparramadas sobre las páginas que preceden dejan latente la calidez de un pueblo y sus sentimientos, horadan la vida de unos prójimos que comienzan su despertar e iluminan con antorchas estelares su destino. La magia y lasabiduría fuentes indispensables de virtualidad ilustran los manuscritos constituyendo códices artesanales con los que atravesar el universo del pensamiento. Despertando de un letargo natural unos seres
menesterosos se dan de bruces con la Energía Originaria, alacena donde el progreso y la libertad tonifican la salubridad congénita de sus ideas, ilusión filosófica donde confluye la elíptica parábola de dos pueblos que orbitan por el cosmos a miles de kilómetros de distancia.
Escueto, frágil, serio, omnipotente despabilar por la furia de un iniciamiento inventado, caprichoso y fugaz, donde el invisible viaducto que eslabona la ligadura uniendo el resultado con el cómputo general, es tan palpable que su transparente estructura quedará erigida como símbolo de la ilusión.
El ingenio sorprendentemente arbitrario de un artista autodidacta plasmado sobre un lienzo que decora el pensamiento de las personas que lo miran, es el sorprendente resultado de la fortaleza anémica que un ser humano posee con relación a los demás.
Naves y transbordadores, el espacio cósmico oquedad abierta a la sabiduría humana, refugio de cerebros filosóficos, destapa sus recónditos lugares ante las incrédulas miradas de unos seres humanos que comienzan su despertar, aquella tierra, casa protectora de su integridad física, es tan joven que en los apuntes extraídos por Dreanu queda latente que su denominación con este nombre es originario del auténtico mundo llamado planeta Tierra.
-Es una maravilla, esa máquina nueva es lo más moderno y sofisticado que he dirigido nunca.
El día es radiante, tres amigos conversan en la terraza de un aeropuerto para aeronaves espaciales, Josoman que así se llama elque acaba de hablar es moreno, alto (un metro noventa y cinco) bien parecido y joven, a su derecha una chica también morena, su personalidad es tan agradable que uno se encandila escuchándola, un
tercer personaje completa el trio, este último se hace llamar Juquien, el nombre de la fémina es Hojami (quiere decir hoja volando hacia el suelo).
-Nos aguarda un viaje espectacular, pronto hará dos mil años que nuestros antepasados pensaron en la posibilidad de girar por completo la capacidad socio-psicológica de toda una humanidad, los contactos que hemos ido manteniendo periódicamente, a través de nuestras generaciones, desde entonces, demuestran que nuestra mente estaba capacitada para tan apasionante experimento -Josoman se relaja a la espera de que sus compañeros prosigan la conversación.
-Quizá sea el comienzo de un nuevo cambio, nuestro pueblo ha manifestado durísimas críticas por la forma y manera en que se ha ejecutado la doctrina "recomendada", yo, Hojami, como parte ejecutora del contacto que se aproxima, revisaré con amabilidad pero tambien con firmeza el comportamiento de aquellas gentes para si cabe la posibilidad encaminarlas hacia un despertar más conmovedor y aprovechable y para mayor número de individuos.
-El tiempo eclosiona, las paredes del firmamento cristalizan las partículas residuales del desgaste de una máquina posiblemente tan compleja como el propio entrelazado de estrellas, satélites y planetas, se nota entre esas gentes. Aquellos a los que un día nuestros antepasados encaminaron, hoy nos toca a nosotros verificar, nuestra sociedad, añeja en sabiduría y posibilidades y avanzada en recursos morales, debe actuar enseguida. El numeroso equipo que desplazarán nuestros regidores a aquel lugar ha de conectar libremente con aquella muchedumbre... Ver sus movimientos a través de las pantallas de espacio-visión es vomitivo, Somalia, Sarajevo, Cuba, EE.UU... han desatado en estos años tal número de barbaries por todo aquel territorio, que la prensa que se ocupa de aquellos parajes sólo habla de calamidades. Los habitantes que nacen en aquel trozo de paraiso son ignorantes, tienen una fácil habilidad de captación, pero les falta inteligencia, por si solos son incapaces de avanzar, nuestro pueblo les ha marcado unas directrices y desde entonces caminan pegados a los pilares donde se erigen las últimas novedades. El viaje que nos espera es impresionante tanto en su recorrido como en su contenido, los cambios a realizar y la fuerte proliferación de psicópatas incontrolados nos hacen poseedores de un anhelo singular.
Esta conversación se lleva a cabo en un aeropuerto para aeronaves, pero a millones de kilómetros de la Joven Tierra, en un planeta llamado Tierra también situado al otro extremo del universo. Esta mi Tierra es llamada la Madre Tierra y aquella otra, la de los conflictos, es simple y llanamente la Nueva Tierra. Hace miles de años en un vuelo de rutina un antepasado nuestro descubrió aquel planeta (pequeño) comparado con el nuestro (LA MADRE TIERRA), praderas, montes, lagos, llanuras, una orografía de formas posibles para la evolución y disfrute de la vida animal, poco más tarde una expedición bastante completa en su forma y contenido se desplazó a aquel Nuevo Mundo.
Yo soy un joven astronauta al que también le fascina escribir, mi mundo, la Tierra Madre, es un tanto mayor que aquel planeta que se encuentra a miles de millones de kilómetros y que en su día lo bautizamos con el mismo nombre, la Tierra Madre es mayor como he dicho anteriormente, para ubicarnos mejor facilitaré algunos datos:
El perímetro aprox. es de setenta y cinco mil Km. La atmósfera es idéntica a la de la Nueva Tierra, el clima en los polos frío pero igual que en la Nueva Tierra templado en el ecuador. Gira alrededor de sí misma con un movimiento casi uniforme, cuyo eje de rotación pasa por su centro de gravedad, y describe una órbita elíptica alrededor del Soberano (nombre con el que llamamos al astro rey en nuestro mundo). El movimiento de rotación de la Madre Tierra sobre sí misma es giroscópico y bastante complejo, ya que presenta fenómenos de precisión astronómica. La revolución de la Madre Tierra alrededor del Soberano, como la de los demás once planetas (existen Ciscom, Erilifo y Sucatión además de los nueve que componen el sistema solar de la Nueva Tierra) está sometida a numerosas perturbaciones, a causa de las acciones recíprocas de los planetas entre sí. La forma de la Vieja Tierra es elipsoide. La composición atómica de la masa estructural que armoniza los fenómenos naturales que originan la vida sobre su superficie, podríamos decir que es exactamente igual que la del planeta descubierto recientemente. Está constituida por las siguientes capas concéntricas: corteza, manto y núcleo. La corteza es extraordinariamente compleja y no presenta simetría esférica. La parte inferior del manto es cada vez más densa y está sometida a presiones y temperaturas muy elevadas. Su ensamble con el límite externo del núcleo se hace prácticamente sin transición y es del tipo sólido-líquido.Los habitantes de la Tierra Madre somos quinientos sesenta y cuatro millones.
Si buscamos en los archivos correspondientes a la Nueva Tierra leeremos con entusiasmo como aquel antepasado mío descubrió con su tripulación ese Nuevo Planeta habitable, ellos mismos se asombraron al descender a él, hablan en su relato de un lugar donde animales y plantas son tan fascinantes que nuestros sentidos quedaron atónitos. También hablan de seres humanos rudos y cándidos, van todos desnudos, la temperatura ambiente en la franja que habitan es de unos veinticinco grados, nuestra presencia -prosigue- no les molesta en absoluto, ocho o diez individuos deambulan a unos metros de nuestro aparato, copulan ante nosotros como una cosa natural, un macho intenta derribar a una hembra boca arriba pero ella se resiste con energía, por último la mujer se agacha colocando sus manos en el suelo aparentando un cuadrúpedo y dejando sus genitales al alcance de los del hombre, así la penetra como si de dos simios se tratara, un niño de unos dos años se enfada con la pareja y mientras su madre y el posible padre copulan de esta manera el pequeño se aferra a un pecho mamando y gruñendo. Las diez personas que integramos la expedición parecemos verdaderos mirones, decidimos adentrarnos un poco más en el grupo de salvajes y dos de nosotros salimos al exterior de la aeronave, los individuos se sorprenden al descubrir la presencia de los intrusos pero enseguida se acostumbran a su compañía, un salvaje macho se acerca a Sheila (así se llama la joven que ha bajado) y ofreciéndole un apetitoso fruto al mismo tiempo la acaricia con sus manos por pechos y genitales, mientras tanto una salvaje se distrae acariciando a Bram que es quien ha acompañado a Sheila, nuestros amigos van los dos desnudos, durante unos minutos el intercambio de sensaciones es divertido pero
la solidez animal de la que disfrutan los recién descubiertos nos obliga  a utilizar nuestro poder hipnótico antes de presenciar una catástrofe. También dicen en su relato que los hombres son bastante más peludos que las mujeres, la cabellera y la barba se les confunde con el vello de sus cuerpos, por otro lado las hembras sólo presentan cabellos largos en la cabeza aunque en la zona del pubis muestran un vello bastante más poblado que Sheila o cualquiera de las mujeres de nuestro planeta. De verdad, apunta en su relato, que el descubrimiento es un regalo lleno de sensaciones, es la ilusión del poder acariciar con gula la ignorancia angelical de unos seres tan prehistóricos y con tanta candidez que posiblemente agujerearon ayer el cascarón del huevo donde permanecieron como embriones humanos.
Con los sentidos repletos de ilusiones hacemos despegar nuestro veloz aparato, Sheila y Bran repuestos ya del fuerte experimento y comentando con toda la tripulación el sabor que les ha quedado ríen sin cesar, a unos doscientos metros y salvando la orografía del nuevo planeta nos desplazamos girando alrededor de su perímetro, un altiplano sobre la cima de una cordillera llama esencialmente nuestra atención, con suavidad nos posamos sobre su superficie, el lugar, después de inspeccionarlo, nos parece idóneo para utilizarlo como lanzadera para nuestras navegaciones por el universo, recogemos unas muestras del componente rocoso y con fascinación nos despedimos del nuevo mundo descubierto, en unos días llegaremos hasta la poblada nave madre que se encuentra anclada en un planetaa miles de kilómetros.
El relato o mejor dicho la historia con referencia a este nuevo planeta sigue, el archivo es inmenso, las idas y venidas han sido anotadas con exactitud, la siguiente incursión la describe el mismo personaje que lo descubriera como algo maravilloso:
 Unos años después del descubrimiento organizamos una expedición con destino a aquellas plácidas y hermosas tierras, el viaje es larguísimo pero apasionante, la nave nodriza va repleta de herramientas y maquinaria pesada, la tripulación en total sumamos quinientas veinte personas, nos posamos sobre el altiplano rocoso que un tiempo atrás escogiéramos como idóneo para tal evento, enseguida comenzamos la empresa, mientras unos emprendemos la aventura deldescubrimiento in situ, los otros se organizan para aplanar la áspera roca convirtiéndola en amplias pistas de aterrizaje, la moderna y sofisticada maquinaria que hemos transportado después de estudiar las muestras de roca en nuestros laboratorios, es una herramienta sobradamente eficaz, en unas semanas la angosta piedra la convertimos en una inmensa explanada, construyendo además edificios prefabricados con materiales resistentes para no sólo disponer de las comodidades de la ciudad flotante, si no gozar de espacios anexos para el ocio y el trabajo. Ciento cincuenta de nosotros -como ya he querido decir anteriormente-, nos dedicamos a la exploración del planeta, quince son las naves que utilizamos tripuladas por diez personas cada una, vamos recorriendo su faz arbórea, fotografías, películas, relatos, en un año tenemos un estudio bastante exhaustivo de la flora, fauna, minerales, ríos, lagos, mares, volcanes....
La variedad de animales es riquísima pero quien nos ocupa la mayor parte de tiempo es el animal hombre y por consiguiente el animal mujer, son varias las razas que se reparten a lo largo y ancho del espacio habitable, se encuentran normalmente en las zonas más cálidas y con mayor riqueza alimenticia, no hacen absolutamente nada como no sea para comer o copular, son seres por consiguiente pobres en inteligencia, duermen en cuevas, más para resguardarse de otros carnívoros que otra cosa, disponen cada uno de un angosto lecho organizado con plantas secas, viven en familias de quince o veinte  individuos, practican el incesto aunque de vez en cuando algún miembro de una familia se junta con uno de otra y así comienza un nuevo clan. Es apasionante comprobar de cerca el comportamiento de estos seres prehistóricos, al menos así lo declaramos en las sesiones que organizamos en conjunto el personal del equipo que nos dedicamos a este "juego".
La nave madre nos ha dejado por un tiempo, ahora sólo disponemos de los recursos propios para seguir, nuestros cuerpos después de un año se han acoplado perfectamente a la nueva situación, la juventud y el sistema educativo de todos y cada uno de los componentes del equipo humano que hemos quedado en este virgen espacio nos agrupa para además de ir descubriendo toda su superficie enriquecer nuestras sensaciones, ahora somos cuatrocientos setenta y cinco terrícolas de Viejo Planeta los que nos movemos por este paraiso, el resto, aunque hubieran querido quedarse, han tenido que cumplir con su obligación y despegar hacia nuevos compromisos con la nave nodriza.
Cinco años es poco tiempo para explorar un planeta de las características del nuevo mundo, de todas maneras no quiero adelantar acontecimientos, seguiré el relato paso a paso. Con cariño vamos estudiando a nuestros amigos, la idea que hemos sacado de ellos desde que estamos aquí es que estos individuos son bastante listos para copiar pero muy poco inteligentes a la hora de auto-crear nuevas experiencias funcionales de cara a progresar en sus vivencias diarias, su existencia es monótona, el tener todo lo que necesitan para subsistir los relaja, incluso los hace holgazanes, sin embargo al mismo tiempo los sume en una especie de placer espiritual rayando los límites del deleite corporal de cualquier animal viviente por debajo de su escalafón.
La gente que nos hemos quedado disponemos de un servicio de comunicación perfecto a través de nuestros canales controlados por sensores de alta definición. Los diferentes grupos o equipos destinados a "civilizar" a estas gentes coincidimos en casi todo.
Aunque el espacio físico sea en otra parte del planeta las costumbres y situaciones son muy parecidas, el número de nativos controlados es bastante reducido y es unánime la coincidencia en que estos individuos pasan hambre, pues su dieta principalmente son vegetales a pasto, pero sus avispados ojos se desfiguran cuando se les cruza cualquier animal devorándolo con la mirada, en alguna ocasión cazan o se dan de bruces con el sabroso cuerpo de una bestia muerta o herida de muerte, entonces se desata entre el grupo una bélica
situación, se comen al susodicho animal crudo originando una estampa grotesca, típica de cualquier jauría.
Nuestros cartógrafos, biólogos, físicos, matemáticos y naturistas han catalogado al nuevo planeta como un lugar relativamente joven, un espacio habitado por unos indígenas tan prehistóricos que su superficie está totalmente virgen de agresiones artificiales, también han enumerado y bautizado el setenta por ciento de sus perímetros, así las diferentes partes de la bola se pueden ver sobre una lámina de papel o en la pantalla de algún monitor, la zona poblada es minúscula si contamos el total firme del global de su territorio. Estos principiantes de humanos ejercitan sus cuerdas vocales en sus primeras funciones como tales, entre gritos y balbuceos comienzan a articular algunas palabras, hemos detectado entre veinticinco y treinta sonoridades emitidas por ellos como auténticos vocablos perfectamente pronunciados. La desnudez de que disfrutan y la comida son la causa primordial para que no se extiendan hacia otras partes más frías y con menos recursos alimenticios, sin embargo estas tierras se encuentran repletas de vida por donde quiera que vayas, hay tantos animales y tan diferentes que da la sensación de pasear por los senderos de un paraiso, también hemos inspeccionado los océanos y mares que componen este singular laberinto de hermosura y la vida en estas latitudes es tan intensiva como en las partes donde la tierra firme se puede pisar.
La vida sigue enriqueciendo con su paso nuestras neuronas, llevamos casi cuatro años fuera de casa, la proximidad a estos cavernícolas substituye con creces la añoranza que podamos sentir, los hechos más relevantes han sido puras anécdotas: en una ocasión un indígena ha querido violar o mejor dicho forzar a una de nuestras compañeras a copular con él, pero la buena preparación física y sus condiciones lo han evitado... Nos sentimos profesores de párvulos, les enseñamos el amanecer del progreso por la "o", es una maravilla disponer del comienzo por las visicitudes de la historia de unas personas para recrear nuestras sensibilidades, orientando sus despertares por el universo nos desgranamos al traducir los estruendos infantiloides con que estas gentes nos deleitan cada mañana, nuestros cuerpos desnudos mezclados entre los suyos sólo se destacan en la estatura y la claridad de la piel, somos bastante más altos y relativamente más blancos, lo de relativamente es porque con el tiempo que llevamos bajo el sol (palabra enumerada como una de las primeras que pronuncian con claridad) nuestra piel se ha curtido ofreciendo un aspecto parecido al de ellos, sin querer confundirlos tal como he apuntado anteriormente les enseñamos empezando por la base, con troncos de unos dos centímetros de radio y metro y medio de largo hemos fabricado lanzas jabalinas utilizando piedras planas y afiladas para ello, todo el proceso de fabricación lo realizamos entre los que más se interesan para que vayan cogiendo habilidad y confianza en el aprendizaje, una vez acabada el arma, con paciencia y el sacrificio de algún animal les demostramos que la herramienta fabricada es útil y lo más importante es que con el tiempo ellos mismos si quieren pueden fabricársela y si les apetece comer de vez en cuando algún animal cazado con sus manos clabándole un palo afilado no han de esperar a que se produzca una casualidad. La natalidad entre estas gentes está bastante descontrolada, cada mujer pare nueve meses después de haber copulado y unos días más tarde si no muere en el parto vuelve ha quedarse preñada, los nacimientos causan bastantes defunciones entre las hembras y de los bebés sólo llegan a adultos los más fuertes y sanos, en cuatro años hemos controlado o presenciado entre todo el grupo de especialistas unos cincuenta y cinco partos, de ellos han fallecido ocho madres y diecisiete neonatos, la proporción de desaparecidos es un tanto elevada pero como la vida y el tiempo corren a su favor se multiplican al compás que sus posibilidades se lo permiten, por de pronto la especie está dentro de los límites no preocupantes en términos de extinción.
En el tiempo que llevamos en estas latitudes nuestro grupo también ha variado en el contenido si nos referimos a la cantidad numérica, una de las parejas que lo formamos ha deseado aumentar su familia y así con el control establecido y tras los correspondientes permisos han querido traer a este mundo la vida de un nuevo personaje, el mero hecho de nacer en este lugar lo enmarca dentro de los anales de la historia de nuestro pueblo, la criatura ha sido presentada a todos los "exploradores" en una gran fiesta ofrecida por sus padres en las instalaciones fijas levantadas en el altiplano donde decidimos colocarlas, el nombre del recién nacido lo eligieron sus abuelos paternos en una de las conversaciones inter-espaciales mantenidas con su hijo, así al pequeño lo llamarán Heden, llevados e influenciados los abuelos por las noticias que hasta ellos llegan desde estos lares han decidido traspasar su credibilidad imponiendo a su nieto este nombre tan significativo. Todos y cada uno de nosotros vivimos relajados e indecisos pensando en lo poco que falta para que nuestra misión acabe, de todos modos hemos metamorfoseado nuestros cerebros influidos por la maravilla del lugar en que hemos pasado nuestros últimos cuatro años.
El tiempo sigue como una apisonadora que avanza equilibrando todo lo que encuentra bajo sus potentes engranajes.
Los individuos de aquí sabrán un poco más orientados por las "lecciones" impartidas por el grupo de exploradores. Nosotros mismos podemos ratificar que el impacto recibido en estos años ha enriquecido nuestro curriculum vitae, la nave madre tiene la fecha de recogida señalada, las muestras de minerales, gases etc. etc. que hemos codificado junto al sabor con que nos han impregnado estas gentes y la naturaleza en general son suficiente acicate para que en un futuro no muy lejano volvamos.
Aquí los años los contamos rigiéndonos con nuestros propios almanaques que constan de cuatrocientos veinte días y sus correspondientes noches, estas gentes comienzan sus andadurias ahora, no cuentan ni calculan, simplemente disfrutan del vivir salvajemente, respiran, comen y copulan sin preocuparles el después,
el ciclo se cumple, nacen hijos que mañana serán padres y luego morirán y volverán a nacer hijos y los hijos serán padres y volverán a morir. El número de individuos de la especie homo sapiens es muy reducido, unos cuarenta y cinco mil en todo el perímetro del planeta, las razas que existen son bastante numerosas, hemos contabilizado ocho diferentes y dentro de estos sistemas genealógicos subyacen varias ramas descendientes de una misma raza o de varias.
Una cosa si es bien cierta, esta gente tiene un pánico terrible al sufrimiento físico, cuando aterrizamos por primera vez y tuvimos que emplear nuestro saber para impedir que el grupo de salvajes hirieran físicamente a nuestros amigos nunca pensamos que a partir de aquel momento nos verían como unos seres mitológicos vivientes. El mismo grupo de aquel encuentro es ahora el más receloso a la hora de compartir su relación con nosotros, al descender nuestro aparato lo reciben como una visión onírica reflejada en sus mentes y no como a amigos que comparten con ellos muchas horas del día intentando ayudarles para que el gusto de aprender les imprima un nuevo sabor en tiempos venideros.
Los cinco años transcurridos desde que se posara nuestra nave en aquel hermoso lugar han sido bastante más extensos de lo que reflejo en estas líneas, sin embargo, aunque escueto, creo haber descrito con claridad las posibilidades que se nos ofrecen a partir de ahora para dirigir con cautela los destinos de un mundo virgen plagado de sensaciones.
                                                                     
                                                                       * * *

Hace dos mil años que unos antepasados nuestros se posaron en este planeta, hoy, después de investigar con mucha serenidad el programa referente al trayecto que separa a los dos mundos (y tras varios intentos fallidos sobre todo por parte de aquel hombre llamado Heden que tuvo el acierto de venir a la vida sobre estas tierras y luego por descendientes suyos) cuando comenzamos a penetrar por entre la atmósfera y queda ante nuestros ojos la solidez de estos parajes cubiertos del follaje que sostiene sobre sus troncos la arboleda casi compacta que recubre la parte donde el agua no anega su superficie, respiramos de júbilo al darnos cuenta de que la felicidad es algo más que luchar por ella, es también el momento en que uno comienza a disfrutar del logro colectivo gestado a través de la historia y dado a luz en este momento. Bajamos y con serenidad se posa la aeronave madre sobre la despejada roca, supuestamente muchísimo más moderna que la de aquellos conquistadores antecesores nuestros, el altiplano no ha sufrido alteración alguna, la maniobra de descarga y el
reacondicionamiento de las instalaciones levantadas con materiales traidos de nuestro planeta se hace con exactitud, novecientas catorce personas son prácticamente todo un pueblo, si además contabilizamos las máquinas aplanadoras y las naves de reconocimiento podemos decir que el potencial que hemos desplazado a este lugar es un verdadero ejército. Con la información de que disponemos del viaje que hicieron aquellos exploradores compatriotas, nuestra tarea en este hermoso planeta comenzará sin sobresaltos, al menos eso esperamos.

                                                                               * * *

Los progresivos y cada vez más continuos viajes que se han ido efectuando a aquel lugar, han generado un inmenso control sobre aquellas gentes, hemos asistido al alumbramiento de un pueblo nacido de la casualidad de que unos seres cruzaran sus genes y de este cruce nacieran otros seres superiores en el escalafón intelectual, desde aquel primer contacto hasta nuestros días la evolución ha generalizado visiones incoherentes acerca del pensamiento equivocado de los pobladores que se esparcen por doquier sin entender exactamente lo que necesitan para atravesar con entereza un camino por el que jamás volverán a hollar.
Siempre que el hombre o la mujer de este lugar ha decidido dar un giro sustancial a la historia políticamente hablando nuestro pueblo ha intervenido puntualmente. Hablan los archivos correspondientes de nuestra biblioteca interespacial con verdadera claridad, jefes, dioses, emires, zares...., desde los tiempos más remotos todos y cada uno de los hombres o mujeres más relevantes de este lugar han sido "adulterados" por la ignorancia de sus propios pensamientos, así todos los faraones, por citar a alguna especie en concreto, con el apoyo del pueblo natural se apoderan de las ideas, los pensamientos y los músculos... del propio pueblo, de esta forma inclinan todas las habilidades creíbles y pensables en favor de ellos mismos para así desequilibrar todas las balanzas hacia sus bienestares y placeres.
Cuenta la historia que hace mucho tiempo, allá por el año menos cincuenta de esta era, en el contar del tiempo en el planeta descubierto, uno de los componentes del equipo de gestión de nuestro mundo propuso algo espectacular, fueron muchos debates y controversias los que sostuvo aquella polémica cuestión, sin embargo la propuesta se llevó a cabo, aunque el propulsor de la idea muriera unos años antes de su nacimiento.
Sacándolo de los cartularios del antiguo museo de historia del viejo planeta Tierra en el país donde el tiempo penetra en las edificaciones hasta el despertar del universo voy a intentar resumir lo que en ellos han ido archivando desde aquellas fechas. Aquel hombre llamado Randes al principio insinuó de una forma casi inocente que podrían camuflar entre las gentes del nuevo mundo a alguien que les obligara a destrozar a las fuerzas naturales que integradas en los pensamientos de unos cuantos individuos operaban con firmeza sobre la integridad de los más confiados.
Randes era un hombre bastante respetado en los tiempos que vivió y un personaje recordado por todos como el propulsor de las genialidades. Escribe la historia que, habiendo visitado el nuevo planeta y notado en su propio pensamiento las atrocidades que aquellas gentes ingenuas y cándidas que un día descubrieran sus antepasados estaban originando entre sus congéneres, se apresuró a idear un proyecto capaz de hacer frente al monstruo creado, era fácil la hipótesis, sin embargo había primero que convencer y después, con los avances tecnológicos obtenidos a través de la historia, buscar al equipo humano ideal que cimentara con integridad todo el organigrama a llevar a cabo. Aunque -como he dicho anteriormente- él no lo viera, unos años después de su muerte un grupo de científicos acompañados del correspondiente equipo de tripulación comenzaron un viaje hacia la pequeña Tierra con un solo propósito.
                     
                                                                              * * *

El viaje ha sido fascinante, el grupo que lo componemos estamos unidos y sabemos con exactitud a lo que nos hemos desplazado a este lugar, ahora habremos de buscar entre todos el emplazamiento y la familia idónea para coronar nuestra empresa, la búsqueda comienza unos días después de llegar, diez pequeñas naves se dispersan por la superficie del nuevo planeta, desde aquel primer contacto ha pasado muchísimo tiempo, las gentes se comportan como humanos, han olvidado su raíz animal y por lo tanto la candidez espiritual de que disponían la han perdido por completo. Han pasado varios días con sus noches, de momento no aparece ni el paraje ni la familia donde llevar a cabo el sueño colectivo de nuestro pueblo.
Hay candidatos después de tres meses, hay candidatos, entre todos destacamos los que hemos encontrado en un lugar bautizado con el nombre de Jerusalén tanto por la ubicación geológico-físico-cultural como por la orientación espiritual que se cuece en sus contornos, la fémina una mujer jovencísima -casi una niña- y el hombre un individuo maduro, bastante clásico en sus modos y en sus formas. El Equipo controla los movimientos de estas dos personas, incluso las deslumbra con visiones oníricas y casualidades simuladas, después de unos días elaborando un programa dedicado a que todas las gentes del lugar se convenzan de que algo sobrenatural ocurre alrededor de los dos prójimos elegidos decidimos actuar. La maniobra del implante de un óvulo fertilizado en la matriz de la mujer no es complicada, sobre todo entendiendo que esta operación se viene realizando en la vieja Tierra hace miles de años, la dificultad está en catequizar a la masa para que sea ella la que a raíz de este momento siga la farsa sin enterarse de la verdad, por otro lado tenemos que convencer al hombre para que se haga responsable de los hechos una vez nazca la criatura, esto último no nos preocupa demasiado, se trata de un cuarentón solitario bastante falto de amistades con la personalidad desgastada a consecuencia de los fracasos producidos con sus amoríos a lo largo de su vida.
Tenemos nueve meses para preparar la parodia, si todo va bien la pequeña parirá un cachorro hijo de una pareja de nuestro planeta, por lo tanto comenzamos a representar la obra, el trabajo consiste en mentalizar a los vecinos de que allí en aquel lugar y más concreto en aquella familia ocurrirá algo singular. Somos bastantes y con una sabiduría muy por encima de estas gentes, les organizamos visiones espectaculares, curaciones milagrosas etc.., es fácil, piezas claves del Equipo surgen siempre por sorpresa, diez o doce personas vestidas con indumentaria de la época acorralan a dos o tres de estos individuos y con energía les representan una escena siempre enfocada hacia hacerles creer que allí en aquella familia nacerá un personaje con las características de un salvador. La gestación sigue su curso, nosotros emplazados en el altiplano a muchos kilómetros del lugar donde se desarrolla la representación, además de seguir el tema día tras día, vamos visitando cotidianamente pueblos y lugares recogiendo información, la estancia o mejor dicho el período de permanencia lo tenemos fijado en cinco años, la consigna es clara, no podemos permitir que nadie sospeche nada, no debemos consentir que nadie nos descubra ... El altiplano es un paraje perfecto, allí nunca ha pisado ningún ser de este planeta, allí nuestro secreto está seguro, desde allí con nuestras pequeñas naves podemos trasladarnos por todos los perímetros de la nueva tierra en pocos minutos sin ser advertidos, es agradable introducirse en el quehacer cotidiano de estas gentes, es un juego en el que todo el Equipo estamos centrados, quizá la empresa solo se quedará en el intento, tendrán que pasar muchos años para verificar su eficacia, por el momento nuestro objetivo se está cumpliendo.
Se aproxima el evento, está todo controlado, nuestra labor ha hecho arraigar la idea de que en fecha no muy lejana nacerá un ser excepcional al que habrá que imitar para atravesar por la vida con honradez, honestidad y limpieza moral, hablan las gentes más débiles de espíritu de un salvador con poderes mágicos para sanar a enfermos y amparar a desvalidos, comentan los más cercanos al lugar que la niña ha sido fecundada por obra y gracia de no se qué energía.
Por el contrario los jefes y mandatarios intentan dominar la noticia arrestando y torturando a la persona hombre o mujer que profiera en público palabras favorables referentes al tema. Tres individuos de la vieja Tierra surgiendo de puntos diversos cabalgamos hacia el lugar preguntando y al mismo tiempo divulgando el acontecimiento que se aproxima, presumimos de ser reyes de un mundo esotérico y de que nos hemos enterado del acontecimiento a través de nuestros poderes paranormales, cada uno de nosotros, previa historia imaginada, transportamos un presente para si cabe añadir más énfasis al programa, para darle más autenticidad a la epopeya estamos montándolo de forma que el alumbramiento se lleve a cabo en un habitáculo donde la austeridad sea tan evidente que los que acudan a saciar su curiosidad el día en que el pequeño nazca se queden asombrados ante tanta pobreza.
Pasa el tiempo, nos invaden mil sensaciones pensando en el día en que todo comience, el Equipo últimamente se reúne casi a diario, falta muy poco, la fecha se acerca golpeándonos las partes más sensitivas con su silencioso transcurrir, sacamos fuerzas de cada amanecer y seguimos erigiendo a cada paso el hidalgo adormilado de que disponemos todos nosotros, las sienes amartillean en nuestros cerebros con punzantes estallidos, somos conocedores invariables de la circunstancia, el despertar de una nueva ilustración en el planeta descubierto hace miles de años por antecesores nuestros está a punto de alborear.

                                                                      * * *

Trasnochamos, nos dirigimos desde el altiplano hasta el pequeño vecindario situado a miles de kilómetros de distancia, ha llegado el momento, la mujer acompañada de sus padres y del cuarentón seleccionado parirá en el sitio escogido, un establo construido tiempo atrás y que por pertenecer a un ganadero sin borregos a consecuencia de una enfermedad que le aniquiló todo el ganado, solo velarán como imágenes de excepción, una mula vieja y una vaca preñada.
Camuflados con pieles de animales desecadas el equipo de científicos imitando a pastores, ganaderos y labriegos en general controla las sensaciones dolorosas producidas por el parto que sufre la pequeña, el establo ofrece una lámina inmaculada, cada uno de los doce científicos ha llevado consigo algún animal (cuatro corderos, tres cerdos guarines, tres gallinas y dos gallos), de rodillas, construyendo un semi-círculo los hombres y mujeres de la vieja Tierra dejan que, con ojo a vizor, la madre de la joven atienda el nacimiento.
Escribe el narrador de la época lo colosal que resultó aquella noche una vez el pequeño apareció, al día siguiente el cobertizo se convirtió en una riada humana, las gentes enteradas del acontecimiento desbordaron todas las previsiones, el establo sin vida unas horas antes, ahora rebosa actividad, cada persona ha traído consigo algún presente en forma de animal doméstico. Nuestros amigos los reyes imaginarios han llegado en el momento convenido, los tres acompañados de sus pajes y con las cabalgaduras ataviadas a modo de nobles señores han irrumpido en el pequeño pueblo preguntado por el liberador, ofreciendo, una vez ante el menudo personaje, oro uno, aclarando que se trata del nacimiento de un rey, mirra el otro, especificando que el diminuto protagonista es un hombre y por último el tercero incienso, asegurando que el recién nacido es un dios, las pobres gentes que han presenciado tan apoteósica circunstancia se han quedado prendadas, a partir de este momento para ellas el ya insigne personaje contará con título de prioridades al evaluar su existencia.
La cuenta atrás ha comenzado hace dos días, todos nosotros hemos aumentado nuestro rendimiento al límite de nuestras posibilidades, muchos jefes y mandatarios una vez enterados de la situación han organizado la busca y captura de cualquier recién nacido con el propósito de acabar con nuestras intenciones si en la aniquilacíon tropiezan con la vida del retoño que causa tal circunstancia.
La farsa toma forma, el mito comienza a nacer, el trabajo del Equipo ahora consiste en salvaguardar la integridad física del recién nacido y expandir por doquier el acontecimiento, por el momento la pareja y el pequeño están a salvo de cualquier eventualidad, al quinto día del nacimiento viendo el rumbo que toma la cuestión decidimos que el trío acompañados de la vieja mula, para dar más credibilidad y facilitar el camino, se marchen del pueblo sin ruta fija argumentando que seguir en aquel vecindario es peligroso para el pequeño. Gente del viejo planeta Tierra, una vez los viajeros se encuentran a una distancia donde la posibilidad de detectar cualquier maniobra sospechosa por parte de la muchedumbre es nula, los rescatan, mula y equipaje incluidos, y los transportan a un lugar neutral donde el peligro de persecución no existe, durante el primer año siempre bajo nuestra inspección periódica el tiempo transcurre con normalidad. Es a la edad de quince meses cuando el programa reemprende su actividad aplicándole desde este instante una educación y un adiestramiento particular, la pareja situada en lugar seguro a partir de esta edad habrá de soportar en todo momento a alguno de nosotros a modo de institutriz.
Para que todos los cabos permanezcan bien entrelazados la pequeña madre de aquel, su compañero y su "hijo" son transportados al lugar de su procedencia cada dos o tres meses, así de esta manera los familiares y vecinos mantienen viva la realidad, estos viajes son escoltados por un equipo de seguridad, la discreción conque se llevan a cabo estas idas y venidas es inmaculada.
La enseñanza y el adiestramiento propiamente dicho es algo sencillo, ni más ni menos que la que se inculca a cualquier niño en nuestro planeta. A los tres años el pequeño deslumbra a propios y extraños con su capacidad intelectual a la hora de desenvolverse entre ellos, nuestro desarrollo técnico y el nivel cultural que garantiza nuestra presencia están tan por encima de estas gentes... que el más sabio de ellos está muy por debajo del equilibrio psíquico-mental que presenta el diminuto protagonista. El tiempo transcurre, la representación teatral combina los personajes que aparecen en escena, nuestro ánimo a aumentado enteros, la empresa en la que todos estamos trabajando, sin pecar de vanidad, comienza a rular por senderos apacibles, la desazón conque vivimos otros tiempos es ahora un espejismo, es por eso que enfocamos el pensamiento hacia lo único que no hemos acariciado en este viaje, al ocio, todos los rincones que se pierden por las diferentes partes del nuevo planeta nos sensibilizan y con clarividad nos cautivan atrayéndonos hacia sus superficies con insolencia.

                                                                  * * *

Concluye la estancia, hemos consumido el período fijado, en un mes habremos de despegar hacia la Tierra madre, dentro de poco la criatura cumplirá cuatro años, es el momento de incorporarlo a la escuela con muchachos de su edad y coeficiente, sus padres adoptivos viajarán con nosotros, el trayecto es largo, con delicadeza hemos ido mentalizando a la pareja para tal propósito. La fábula está elaborada, la muchedumbre que se disgrega por la faz del la pequeña Tierra se está catequizando entre sí, por doquier se preguntan que donde se le puede percibir y al mismo tiempo otros aseguran haber presenciado apariciones milagrosas regidas por alguna energía generada por la poderosa mente del recién arribado. La matanza originada por los jefes de la zona con la intención de aniquilar al fantástico personaje ha servido de acicate para que las gentes fanaticen sin ver, argumentando que si se muestra en público acabarían con su vida.
-El exorbitante archivo perteneciente a aquel lugar me va deslumbrando cada vez que paso de carpeta, mi mente acostumbrada a placeres terrestres experimenta nuevos bienestares al acariciar de cerca el sabor que representa introducirme en terrenos donde en otros tiempos gente como yo realizó empresas allá en un planeta donde comenzaban a fraguarse y por lo tanto a nacer unas razas de humanos parecidas a las que existen en mi tierra, respiro con firmeza, alimento mi curiosidad y prosigo enriqueciendo mi glosario privado, devoro con ahinco la historia, el resplandor que ilumina las fuentes donde mis placeres emanan es tan penetrante que desde que emprendí esta tarea me alimento del maná que desprenden los fugaces contactos que mis congéneres sostuvieron y que aquí garabatearon. Los decrépitos pilares que custodian a los prehistóricos archivos acumulan en sus hendiduras tanto saber como ellos mismos, soy un seleccionado, mi mente orgullosa así lo reconoce, nunca nadie disfrutó de esta prerrogativa, culminaré no obstante mi deleite el día, no en que acabe de empaparme de la enigmática y singular historia, sino cuando con fortaleza y autenticidad, después de haber visitado aquellos parajes, imprima yo mismo aquí el capítulo correspondiente.
-Sigo imaginando, estallan los contrafuertes que sostienen la muralla donde mi indiscreción permanece recluida, con integridad selecciono a los guardianes de mis sentimientos y como un agente del orden emparedo con pulcritud a los malhechores que al evadirse provocan malestar en mi persona. Mil abatares y pensamientos, mil canciones y melodías, los timbales del crepúsculo inspiran mi pensamiento, arribaré no obstante a tañir con fortaleza las campanas que cuando niño oí junto a aquel personaje de ficción.
Cincuenta voluntarios se han quedado, después de varias asambleas hemos convenido que debe quedarse un retén custodiando los intereses que atañen a nuestro propósito, la discreción ha de ser el lema prioritario, los compañeros que han decidido cubrir tan delicada maniobra están convencidos del peligro que corren si alguno revela el secreto, por eso además de someterse a un test durísimo disponen de un emplazamiento provisional en el satélite correspondiente al nuevo planeta (la Luna). La maniobra de desmonte del edificio y anexos construidos a la llegada, hace cinco años, se realiza sin problemas, los componentes son cargados en la gran nave entre todo el equipo con armonía, el altiplano queda de esta forma totalmente despejado de enclaves estáticos, unos días después la nave nodriza se eleva rumbo a nuestro planeta: la Tierra. Los padres adoptivos viajan en ella adecuadamente sedados con la intención de que sus cerebros no sufran posibles cambios de personalidad, ocho naves de reconocimiento quedan ancladas sobre la pulida roca custodiadas por un equipo de personas escogidas entre los voluntarios que se han presentado, tres de las naves permanecerán aparcadas y comunicadas entre sí a modo de edificio para ampliar de esta forma la superficie donde los que se quedan puedan organizar la evolución que siga el programa.
El viaje dura casi un año, la nave ha ido recogiendo y dejando personas y materiales en los planetas que nuestro pueblo a descubierto, por fin aterrizamos en la madre Tierra. En un paraje similar al del nuevo Mundo es depositada la pareja y el pequeño, así la enajenación que han sufrido durante el trayecto los dos mayores desaparece, por lo tanto, sin haberse enterado de la odisea que ha representado el viaje, para ellos la vida en la nueva morada sigue en lugar de comenzar, todo está debidamente preparado para que no sospechen, los que ejercían de vecinos allá en el nuevo planeta lo hacen aquí también disfrazados de campesinos y labriegos simulando completamente el derredor que vivían en el otro lugar, el niño ha comenzado de pleno el aprendizaje, en unos años podrá volver al escenario seleccionado para impartir sabiduría y levantar entusiasmos.
Paralelamente a la gran obra que se está representando los más experimentados en temas psico/socio/culturales y religiosos, de nuestro mundo, confeccionan un manual donde poder consultar todo lo que sin entender quieran saber los que decidan seguir los pasos del liberador, el tema se imprimirá a modo de historieta para que la gente de aquellos confines donde la evolución sólo se ha asomado para malparir aberraciones la pueda seguir, será una cosa simple pero enrevesada, a posibles preguntas siempre habrá diferentes respuestas y significados y sobre todo habrá muchísimos misterios para que los ignorantes e ineptos puedan siempre taponar la salida a su oponente en una discusión relacionada con el asunto, el libro será esparcido por todos los rincones del nuevo planeta donde la farsa sea introducida, el ejemplar servirá además de manual, como guía, para aquellos que tenga más sensibles las neuronas cerebrales, su difusión está prevista para cuando acabe el acto más espectacular de la farándula que estamos encarnando.
Todo va bien, todo va bien, los elegidos para cubrir el período de tiempo en que el personaje principal estará ausente de escena estamos verificando con placer que la empresa que nuestro pueblo emprendió hace unos años sigue su curso ascendente, no sólo prospera a pasos agigantados si no que nuestro quehacer se limita en
muchos casos al ocio personal, además de recorrer con placer los parajes más exuberantes estamos adornando el altiplano con diferentes siluetas (gigantescas) de insectos para cuando volemos sobre él deleitarnos con tan maravilloso espectáculo, nuestra vida en ningún caso ha experimentado la sensación de que nadie pudiera agredirnos y mucho menos eliminarnos, el enclave donde las tres naves permanecen aparcadas jamás ha sido pisado por gente del nuevo mundo, aquí nuestra intimidad es íntegra, las veinticinco mujeres y los veinticinco hombres funcionamos con tal libertad que en los cuatro años que hace que se marcharon jamás hemos dudado un ápice con relación a la decisión que en su día asumimos.

                                                                         * * *

El mito está "fabricado", presto para visitar el escenario donde se representa la obra, ha cumplido once años,  ontando con que el viaje dura aproximadamente un año arribará al campo de operaciones a punto de hacer los doce, edad suficiente para dejar boquiabiertos a los más ilustrados e instruidos de aquellos contornos, la perceptibilidad de parte del pueblo de la nueva Tierra la hemos orientado en una sola dirección: idolatrar a la fábula fabricada, o sea que la visita del pequeño gigante servirá para reforzar a un más la credibilidad de aquellas gentes en alguien tan superior a ellos mismos que el simple hecho de nombrarlo pondrá en guardia su sensibilidad psíquica.
Sigue el archivo correspondiente contando las peripecias de la travesía y de como los padres del diminuto hombrecillo una vez ubicados en la estancia construida para ellos al nacer el pequeño siguen su ritmo sin rechistar, una salvedad, la madre está embarazada, después de un período de adaptación la pareja ha decidido romper la convivencia amigable y formar una familia engendrada y reproducida por ellos mismos, el hombre, ahora ya cincuentón y pensando que su vida no se alargará mucho más posiblemente habrá sido el impulsor de tan agradable circunstancia, es obvio debido a la custodia a la que los tenemos sometidos que sabemos perfectamente que hasta hace un año más o menos el dúo no ha decidido acostarse en el mismo lecho.
El portentoso individuo sigue su instrucción, el retén de cincuenta personas ha consolidado con creces la evolución del sistema, en unos días comenzará la evangelización en directo, cuatro o cinco ciudades han sido las elegidas para que con su sapiencia y bajo la anónima tutela del Equipo se introduzca en foros donde los eruditos del lugar polemizan sobre leyes y dogmas para así, de esta forma, apabullar rebatiendo las ideas y conceptos de los más rigurosos procuradores, la estancia se alargará en esta ocasión varios años, la nave nodriza ha partido rumbo a otras latitudes, el grupo de científicos y técnicos que comenzamos la farsa nos encontramos al completo consagrando uno de los eventos más fascinantes que nuestro planeta Tierra haya llevado a cabo, el proyecto está previsto desarrollarse con personaje real en tres actos, el nacimiento y presentación, un fugaz asomo en la niñez enloqueciendo a incrédulos y creyentes, y por último, tras un largo período de despiste, el acto si no principal, sí el más preponderante. En la sombra, el grupo, con el personaje como prioridad, ilustramos con entusiasmo las páginas de la historia, quince, veinte, veintinco años, el mito sigue creciendo, mientras, las gentes del nuevo mundo sermonean por todas partes los milagros y maravillas que aquél organiza.
Envejecemos, por lo tanto el tiempo transcurre, el joven equipo que nos desplazamos ahora comienza a ser cincuentón, por otro lado tras parir seis hijos más aquella hermosísima chiquilla, hoy con el menor recién nacido, queda viuda al morir el padre adoptivo de nuestro personaje.
El acto más trascendental de nuestra singular farándula comienza a aparecer en escena, todos nosotros ocupando puestos y personajes estratégicos vamos macerando el esbozo, así, unos bastón en ristre  recorremos pueblos y caseríos profetizando la aparición en persona de aquel niño que un día naciera con cetro de soberano, otros ocupando posiciones militares de relevancia superior movemos los conceptos para que los mandatarios presionen cuando nuestro programa esté dentro del escenario representando este capítulo, en el altiplano permanece un retén controlando todos los movimientos que el resto del equipo ejecuta. El tiempo fijado para que el personaje principal aparezca ha concluido, el mito ha de pasearse por entre la gente del nuevo Planeta en persona para aumentar si cabe aún más la credibilidad sobre la farsa, las curaciones y milagros que él mismo hace son anécdotas que sobrevivirán por encima de la historia acrecentando y reforzando el anhelo de las gentes que lo escuchen aunque el tiempo fosilice la realidad con su implacable pasar.
Levántate y anda, vé tu fe te ha curado..., por pueblos y caserios, por laderas y cañadas el mito hecho hombre se pasea deslumbrando a todo el que se cruza con él, hombres, mujeres, niños, labriegos, doctos y saqueadores, la muchedumbre erguida en su rededor lo sigue entonando plegarias y cánticos ilustrando de esta forma un hermoso apartado, no hay rincón donde no se hable del enigmático personaje.
El equipo funciona a las mil maravillas utilizando todos los medios tecnológicos de que disponemos allá en la verdadera Tierra (nuestro planeta) para que el poder de nuestro amigo se entienda como algo  sobrenatural, tónicos, penicilinas, sedantes, cardiovasculares, antiinflamatorios, analgésicos, alucinógenos potentísimos..., un arsenal de medicamentos capaces de embrujar al más sabio con sus resultados. La hermosísima burla que la obra obtiene en estos días no sólo conmueve a las gentes del nuevo mundo si no que el grupo al completo estamos sobrecogidos ante tan magna representación, por otro lado mandatarios y jefes observando el panorama e influidos por aquellos compañeros nuestros introducidos en su día entre ellos establecen prioridades dirigidas única y exclusivamente hacia la busca y captura de aquel que con su quehacer está enloqueciendo y levantando a pueblos y ciudades.
Comenzando un nuevo trance aparecen en escena un conglomerado de prestidigitadores y magos confundiendo el pensamiento y la razón de la muchedumbre, allá donde el llanto ahoga al enfermo los ilusionistas vislumbran carcajadas y bienestares. La sangre que brota de las sienes del protagonista torturado y masacrado por herejes sin piedad es un simple espejismo producido y realizado con eficacia por actores escogidos, el dolor y el sufrimiento a que nuestro amigo es sometido por representantes autoritarios simulados por nosotros mismos, después de organizar una maniobra de captura, culmina la apoteosis y el fanatismo que perfora y carcome la sensibilidad y la pasión del abarrotado aforo que presencia la delirante ceremonia. Las gentes del nuevo mundo profesan tan prominente devoción que todas ellas forman parte de la farsa, introducidas en su papel desfilan por el escenario convencidas persuadiéndose unas a otras, qué maravilla, qué emoción, enajenadas deambulan indagando como encontrar el camino que las acerque al personaje que las cautiva, es tan exorbitante la satisfacción que les cobija que su debilitada inteligencia levita adormecida en bambalinas de oropel.
Un evento colosal ha de enloquecer de tal manera al auditorio que mañana cuando el tiempo haya desvanecido la realidad el que lo recuerde lo ha de relatar con la filosofía de un seductor.
-Con mi razón palpitando tan estimulada que mis sienes humean enrojecidas por el fuego que me produce la fricción de mis neuronas recordando estos pasajes, doy asiento a mi mente para que al interpretar tan delicada epopeya sea lo más aséptica imaginable, envaso grano a grano la presión desparramada por doquier sobre mi naturaleza y depurado de soluciones contaminadas reemprendo con firmeza el compendio que mañana al concluir dedicaré a aquellos que lo erigieron.

                                                                             * * *

Implicando a todo el poder dominante abrimos el telón, el desenlace final ha comenzado, los prestidigitadores bien camuflados ocupando puestos estratégicos organizan el funcionamiento, el soberano de todos los asistentes ataviado con una túnica blanca, una corona de espinas y portando la cruz de madera en la que será crucificado comienza el trayecto marcado por el Equipo, un acompañamiento de soldados castigándolo y maltratando a todo aquel que intenta ayudarle es la corroboración de la pasión que nuestro amigo sufrirá hasta arribar al lugar escogido para ejecutarlo. La muchedumbre apasionada se deshace por tocar o si más no, ver al desafortunado protagonista, una mujer de nuestro planeta situada estratégicamente se desliza entre los militares y con un pañuelo seca el sudor del rostro del reo, un paño previamente trabajado para que la faz de aquel que todos llaman ya el liberador quede imprimida, sirve para que la cadena de acontecimientos sume otro eslabón. La maniobra de los magos funciona tan a favor que ni los más escépticos sospechan, lo azotan, lo apalizan con látigos fabricados con materiales mágicos originando un escena tan real que todo el que lo presencia llora de dolor percibiendo él mismo los golpes que le asestan, el recorrido es largo, el sufrimiento y la vejación son muy extensos, el gentío conglomerado vibra afligido responsabilizándose de tan insolente situación, por fin después de tan miserable y atípico recorrido el soberano destrozado alcanza la esplanada donde será crucificado en la cruz que él mismo ha transportado, la norma en estos parajes es que los ladrones y malhechores permanezcan atados a una cruz con los brazos abiertos hasta morir de agotamiento y de inanición, el mito, bajo el control de todos nosotros, es crucificado también pero sujetándolo con tres clavos, traspasando con ellos las dos manos y los dos pies, tras unas horas de representación en la cruz, colocado junto a dos ladrones, el actor principal es descolgado moribundo para introducirlo bajo una losa donde expirará bajo la vigilancia de un ejército, la actuación simulada es tan vibrante que oprimidos y reprimidos, cabizbajos, los asistentes desfilan hacia sus lugares de procedencia con sus pensamientos nublados después de tan dura visualización. Tres días más tarde cuando el escenario se encuentra más relajado un grupo de compatriotas desciende sobre él acomodados en una de las naves, nuestro saber y nuestra técnica es tan avanzada con relación a estos menesterosos que en pocos minutos los guardianes quedan enajenados después de irradiarlos con un haz de intensísimos colores producidos por un arma inócua pero eficaz. El personaje en perfectas condiciones físicas y mentales se traslada acompañado de alguno de nosotros que se encuentra con él al interior del aparato, sin que nadie de los indígenas recuerde lo sucedido la desaparición del cuerpo sólo pueden atribuirla a algo sobrenatural.
Replegados en el altiplano el equipo al completo organizamos una gran fiesta, nos felicitamos todos por el apoteósico final, la nave nodriza arribará dentro de unas semanas, tiempo suficiente para que la farsa ultime tan grandísima comedia, la velocidad de las pequeñas naves permite que nuestro amigo aparezca y desaparezca en localidades y parajes diferentes con un mínimo lapso de tiempo. El ejemplar que en su día comenzaron a escribir allá en la madre Tierra hoy está listo, antes de volver lo distribuiremos manuscrito entre los individuos más relevantes para que a su vez ellos lo proclamen a los cuatro vientos.
La estancia ha sido dilatada, mil peripecias inundan las mentes de todos nosotros, quizá nunca más volvamos a este lugar pero seguro que la historia continuará, nuestro pueblo seguirá la evolución del trabajo llevado a cabo por el equipo y mañana cuando los clarines del programa deleiten con su sonido a aquellos que se muevan soportando la ilusión de los pasajes donde nuestra huella fosilizó, arribarán naves modernísimas para clarificar con su presencia la desazón que unos cuantos "inteligentes" organizan en nombre de aquel principal farsante. Todo está preparado, el altiplano ha sido despejado de cualquier artilugio que pudiera delatar la presencia de otros seres más adelantados en él, la única cicatriz que podrá revelar la estancia de personas inteligentes aquí, es la esplanada que en su día fabricamos demoliendo millones y millones de kilos de roca. La mole, repleta de materiales utilizados para levantar el edificio que nos ha servido de morada y laboratorio, naves de reconocimiento y personas, se iza hacia el firmamento. Asomados a las enormes pantallas que reproducen el paisaje que va quedando abajo, el grupo entre sí nos animamos para afrontar la despedida con la mayor dignidad posible, la nave nodriza a miles de kilómetros por hora es guiada rumbo a la verdadera Tierra, nuestro planeta.
La madre adoptiva del representante más recordado, con los seis hijos que tuvo después, ha sido guiada y ubicada en un lugar fuera de toda sospecha, comenzando de esta manera su recorrido como toda familia con vida del planeta descubierto.
-En el histórico archivo hay un paréntesis, sólo con pinceladas separadas han relatado algún que otro viaje que de pasada gentes del viejo planeta efectuaron a aquellas latitudes, en los diferentes casos anotan con claridad que aquel pueblo profesa una devoción casi enfermiza a un personaje que vivió y murió clavado en una cruz, también enriquecen el prehistórico registro escribiendo la fortaleza que ha imprimido el manuscrito que en su día distribuyeran aquel grupo de personas de nuestro mundo, apodadas y conocidas como "El Equipo", incluso relatan que hay personajes de allá que adulteran las escrituras con falsedades bien dictadas, una cosa si es verdad, dicen otros en sus apuntes, el trabajo realizado por el Equipo fue tan convincente que incluso mueren defendiendo y protegiendo las ideas, las imágenes e incluso los conceptos. Cuentan también que aquellos menesterosos profesan rituales donde los sacrificios que ejecutan son tan cruentos que los mismos se podrían vincular con hechicerías de etnias sin civilizar.

                                                                                    * * *

La humanidad del nuevo planeta ha consolidado el trabajo que aquellos misioneros realizaron, no sólo adoran a aquel que nació para tal propósito, si no que a su madre adoptiva la han elevado a tronos de ficción tan trascendentales que sin saber porqué existen miles de reproducciones diferentes por donde quiera que vayas, además escogiendo a personajes de un carisma singular, los eternizan levantándoles tabernáculos donde ofrecerles su devoción, por otro lado, la cruz de madera que sirvió de pira torturatoria al final de aquella ejemplar misión, la utilizan de estandarte en las cruzadas que en su nombre organizan.
He comenzado a plasmar la historia por aquello que más relevancia tiene, después de mil años nuestro pueblo no había vuelto ha mandar un contingente humano tan numeroso a este mundo, nuestra peculiar residencia la hemos establecido en el altiplano, aquí estamos seguros, la misión que hemos venido a realizar en este viaje consiste en hacer un análisis del rumbo de aquel implante que nuestros antepasados llevaron a cabo, en este caso el potencial humano desplazado es de mil quinientas personas, la delegación presenta como prioridad organizar acercamientos con personas asentadas en cargos críticos y de alto poder de resolución, nuestro nivel de inteligencia les influirá a la hora de conectar con gentes menos instruidas que a la fin y a la postre y sin lugar a dudas son las que llevan el peso del movimiento de toda la comunidad.
Con agrado descubrimos que han levantado edificios expresamente para venerar a nuestro antepasado y a su madre, las estructuras sociales de la época aparecen bastante desintegradas, sin embargo la estructura creada en rededor del mito ha tomado carácter, los seguidores más poderosos a modo de jerarquía ordenan y desordenan cuantas ideas imaginan envolviendo la farsa con miles de fenómenos paranormales e indemostrables. El único pedestal que aglutina a masas es la guerra, ejércitos enteros pelean contra infieles a la devoción confeccionada. Con cautela pero sin miedo recorremos la superficie del planeta observando como la gente se desenvuelve con un único afán, sobrevivir, la fortaleza física de que gozan les permite engendrar tantos hijos que aunque el infortunio merme sus retoños siempre quedan los suficientes para que la especie no corra peligro de extinción, como he dicho, inspeccionamos sin recelo la nueva tierra con la seguridad de que estas gentes siguen matándose entre ellas, sin embargo nuestra integridad física y la de nuestras naves está a salvo, los avances tecnológicos relacionados con la ingeniería espacial ni los han soñado, más adelante comenzaremos a instruirlos en campos de ficción utilizando para ello el lenguaje de párvulos.
Es hermosa esta pequeña bola perdida en la inmensidad del universo. Con motivo de mi viaje a este nuevo mundo hojeé en el archivo correspondiente, sentí fascinación y curiosidad al leer las peripecias y aventuras que personas de mi planeta dejaron plasmadas en él, hoy, poseído junto al resto del grupo, violo todas las leyes y con celeridad rocío mi integridad moral con las esencias que despide el vergel de sensaciones que existen sobre las inmaculadas tierras que estamos profanando, arrebatamos con entusiasmo los líquenes que esparcidos por el microcosmos afloran por doquier en los caminos que con suavidad iniciamos en nuestras agradables caminatas. Estratégicamente dispersadas las gentes que componemos esta misión organizamos lo que serán las bases para que en tiempos venideros los aventureros que decidan traspasar los confines del cielo abierto para recalar en estas posesiones contemplen con filantropía el trabajo que hemos llevado a cabo, un palacio olímpico en dimensiones, espiritualmente proyectado para salvaguardar la integridad del programa inicial, sellado como mazmorras, será la culminación, en él se apilará todo el poder de nuestra organización administrada y gestionada por especialistas escogidos entre los humanos del nuevo mundo, con su inteligencia embrionada y sin recursos independientes obedecerán las ordenes encomendadas sin oponer contrapuntos, el palacio estructurado por arquitectos y técnicos de nuestro planeta contará con cámaras fortificadas y secretas para atesorar en ellas documentos, joyas y toda clase de metales preciosos con los que mañana ayudar a reconstruir el maltrecho sistema ecológico del planeta, el enorme edificio incluirá en su red fortificada construcciones anexas comunicadas entre sí con laberintos y pasadizos a diferentes alturas por debajo de la planta a nivel del suelo, será autónomo e independiente, en él residirá el cabeza visible de toda la organización, el reducido número de habitantes del capitolio se encontrará en todo momento encaminado y supervisado por exploradores del viejo planeta tierra, está previsto socavar a medio kilómetro de profundidad una gran oquedad comunicada por secretísimas ramificaciones con contrapuertas encubiertas detrás de complicadísimos enigmas, el secretísimo refugio será equipado con modernos aparatos traídos de nuestro mundo con la intención exprofesa de mantener en todo momento controlada la situación.
Nuestro quehacer además de organizar y proyectar, en los años que estemos en este jardín, será cumplir con la responsabilidad que nuestro pueblo se ha marcado como algo rutinario, este deber consiste en bautizar o elegir nombre a parajes y ciudades que no hayan sido denominados anteriormente por exploradores de aquella humanidad, las directrices encomendadas recomiendan apellidar a los nuevos nominados con nombres ya existentes en la vieja Tierra.
Con material suficiente regresamos al planeta donde nacimos, la estancia de tres años conviviendo camuflados entre estos semejantes enternece el pensamiento de todos, la despedida la elevamos a situaciones misteriosas, recordaremos nuestras andanzas por el nuevo mundo en el ápice más preciado de los miles que componen el global del cerebro de cada uno de nosotros.

                                                                             * * *

Unos decenios más tarde una nueva expedición es enviada por el gabinete de gestión a aquellos lares, para estas fechas relata el archivo que el palacio proyectado inicia su construcción, los trabajos, para no levantar sospechas, se realizan con los medios existentes en el nuevo mundo, el potencial humano es la base, coordinados por elementos bien adiestrados miles de obreros socavan y acarrean tierra y materiales dando forma día a día al conjunto arquitectónico.
El archivo continua con frases evidentes objetivando a cerca de lo candorosos que nuestros pequeños alumnos continuan a pesar de instruirlos con diminutos haces de saber, piensan, prosigue el cartulario, que su mundo es plano o mejor dicho horizontal, que allá en los confines un gran abismo engulle a todo lo que arriba a sus contornos, hablan de un lugar donde volverán a vivir después de acabar el paseo que les brinda la naturaleza haciéndolos crecer con los elementos que ella misma contiene, la ingenuidad que profesan es tan elocuente que las tinieblas que imaginan en sus cerebros los reprime encaminándolos en una única dirección. Quizá por eso está tan consolidado el trabajo que realizó el equipo.
Como siempre nuestro acantonamiento lo ubicamos en el sitio donde las pistas de aterrizaje fueron fabricadas hace miles de años por aquellos primeros exploradores, la verdad es que aunque el pasar de los siglos es un hecho real, el altiplano persiste tal y como lo describen aquellos primitivos astronautas. La expedición en este caso es bastante reducida, la nave nodriza a seguido rumbo a otros mundos con el resto de navegantes, las ciento cinco personas que componemos la incursión permaneceremos aquí cinco años, en este tiempo dirigiremos a través de técnicas avanzadísimas, consistentes en bloquear la mente de los dirigentes con nuestros propios pensamientos, los trabajos de arquitectura de lo que será el capitolio de todos los fanáticos que nuestra jurisdicción ha generado, con relación a otros exploradores la labor que hemos de realizar nosotros es bastante sencilla, con el avance tecnológico de que disponemos sólo hace falta poner las máquinas a funcionar, ellas, bajo un mantenimiento exhaustivo y controladas por humanos de la vieja Tierra, desconectarán las mentes de los elegidos obligándolos a pensar con las ideas que el programa viene inculcando.
Nuestra tarea nos ocupa poco tiempo, la posibilidad que se nos brinda de pasear entre la fauna y la flora la aprovechamos con el respeto y la admiración de que somos adoctrinados allá en nuestro mundo. Miles de representaciones diferentes en forma de animales y plantas, desparramadas por los senderos que recorren este paraíso, nos iluminan con su belleza. En el peldaño más dominante se halla el ser al cual estamos instruyendo, sin embargo al no disponer de un cerebro medianamente inteligente utilizan nuestras lecciones para herirse entre ellos, el nuevo mundo es más pequeño que aquella vieja Tierra de donde procedemos, pero si utilizaran sus recursos con sabiduría, la excursión que la naturaleza les invita a pasar en él la disfrutarían con la misma satisfacción que cualquier otro animal.
El proyectista del alcázar, previamente elegido, ha ido desarrollando un boceto sobre el que se han iniciado los trabajos, pero el verdadero diseño ha sido trazado por técnicos de nuestro personal especializados en construcciones de esta índole, los planos, dirigidos por medio de nuestras máquinas inteligentes controladas por gente del grupo, los ha plasmado sobre pliego el propio arquitecto, la labor de levantamiento y equipamiento de la mastodóntica obra durará varias décadas, los obreros se irán reemplazando con el paso de los años, padres e hijos, e hijos de los hijos culminarán la realidad, envejeciendo sus cuerpos ablandarán su estructura molecular tanto que sus músculos al final sólo servirán para erguir con lentitud su figura, muertes y calamidades formarán parte del entramado que los anales del nuevo mundo se encargarán de inmortalizar.
Resplandeciente y espléndido es el período que abarca el comienzo de los trabajos y nuestra llegada, embriagadas las gentes certificando con su visión el transcurso de las obras se desplazan con entusiasmo al ver emerger los fundamentos del capitolio donde los misterios de sus pensamientos permanecerán enclaustrados sin preocuparse del contrapunto que representa tener que modelar cada mañana sus ideas. Al abandonar el planeta el palacio sigue cimentándose, nuestra estancia ha concluido, el sabor que nos ha quedado es tan penetrante que aunque nuestro caminar no acaricie nunca más las laderas de este paraíso nuestras pisadas recordarán el vibrar fosilizado de los movimientos imantados de este lugar al hollar cada día sobre superficies de ficción.

                                                                     * * *

Aquí el extenso registro suspende el cronológico relato, todo el tiempo que dura la construcción de lo que será la morada principal de la "esencia" que el equipo desparramó por el nuevo mundo queda sin narrar, quizá en algún archivo secreto se encuentre el enigma correspondiente donde se conserven los verdaderos planos, bosquejos y apuntes de la superficie edificada, el paréntesis transformado en tiempo son doscientos veinticinco años contados con el almanaque del nuevo planeta.
La narración, entre otras cosas, continua así:
Nuestro mundo debido a catástrofes naturales de gran intensidad (lluvia de meteoritos, terremotos, inundaciones, nevadas y toda una lista de fenómenos incontrolables) ha mantenido acantonado durante dos siglos a todo su potencial humano y tecnológico en la tierra madre haciendo frente a las vicisitudes y tempestades, el poder natural que desata tan potente huracán nos hace sentir microscópicos luchadores en un océano entre monstruos maléficos.
La Tierra, nuestro mundo, se asemeja tanto a aquel planeta del que estoy escribiendo que tal vez por eso las incursiones que realizamos en él sean tan numerosas. En la Tierra los humanos hemos desarrollado un sexto sentido que es una fusión de los otros cinco, se trata llana y simplemente de armonizar el sistema con las hermosuras que nos ofrece, el sentido casi espiritual inculca a cada uno de nosotros el respeto competente que hemos de presentir por todo lo que camina cogido de nuestras manos, en ese momento el vergel renace de sus cenizas inundando con sus líquenes las angostas veredas que heredamos de los prehistóricos salvajes que algún díapaseamos por él. En nuestro mundo la gente vive, es sabedora omnipotente del placer que representa dominar las sensaciones imprimiendo un deleite diferente a cada estación por la que pasaremos en el viaje que estamos realizando, el articulado que estructuralmente va tomando forma en la máquina que organiza nuestros movimientos conforme crecemos elimina tabúes y patrañas refugio de ignorantes y legos, cada cosa es cada cual, el tesoro más preciado son las caricias que nuestro espíritu detecta al pasear por avenidas donde la fauna y la flora se reproducen con llaneza, los vanos proverbios que simulaban que el patrimonio es potencial virtuoso de la felicidad, aquí ahora regurgitan, el éxtasis es concebible en estas latitudes y en estos días, cuando la humanidad ha conectado directamente con sus poderes morales, cuando la humanidad ha ensamblado las falacias con la gentileza, las adversiones con el encanto. La coordinación que el ser humano ha desarrollado en nuestra tierra planificando los placeres y eliminando los pesares arropado por el alto nivel de la medicina y la biología molecular es apoteósico, la tecnología ambiental y doméstica es un puntal donde el sostén de equilibrio armoniza sus funciones, la estructura urbanística diseminada con inteligencia por los entendidos colabora emblemáticamente a que nuestro mundo vibre encantado al pasear por él. Para esquivar a fenómenos y desequilibrios naturales los ilustrados en el tema han confeccionado un entramado de ciudades sumergidas, flotantes en los océanos a modo de refugio. Nuestra particular victoria la hemos ido fraguando con el paso de los tiempos y las gentes, los fracasos de ayer aprovisionan a los éxitos de mañana.
¡Mil hormigueros y cien elefantes! Abrimos los pórticos del infinito y pintada en el horizonte se dibuja la silueta simbólica del decrépito desgaste, leemos con precisión las hendiduras ocasionadas en sus manos por las ruedas del carruaje que remolca la muchedumbre, con anhelo comprobamos que las cicatrices que presenta las utilizamos como acicate para dar iniciamiento a un nuevo e inacabable caminar.
El progresivo despertar del potente ordenador que se oculta dentro de nuestro pensamiento ha humillado relegandolos a mitos sin identidad a profetas y soberanos de la vieja Tierra, a dioses y todopoderosos, a emperadores y reyezuelos, el sistema educacional de que disfrutamos erigido como estandarte es el asiento donde descansa el bienestar y la relajación espiritual de la comunidad, el ocio es un trabajo, el trabajo un placer, el placer una obligación, una obligación es respetar y convivir, convivir es amar, amar es una ilusión, una ilusión es pasear y una caricia es existir.... La homogeneidad de que disfruta nuestra sociedad habiendo adquirido el pináculo, orientados todos y creando un único nivel social, multiplica el condimento que se ha espolvorear sobre un manjar para que resulte apetitoso.
Después de varias décadas de trabajos domiciliarios, podríamos decir, reemprendemos lo que nuestro pueblo denomina como V.E.I.P, viajes estelares con incursiones planetarias. En estos años -continua el archivo- la investigación tecnológica no ha sufrido alteración alguna, las viejas naves construidas de nuevo o reconstruidas parcialmente, con el rugir de sus motores inauguran la actual era de exploraciones planetarias, las naves nodrizas, verdaderas ciudades flotantes, son impulsadas por cuarenta motores alimentados con combustible sideral, la perfección que la mecánica ha alcanzado en estas máquinas es ignorado fuera de los conocimientos de cualquier ser normal que no pertenezca a la madre Tierra, son verdaderos satélites dirigibles consiguiendo velocidades astronómicas, las naves disponen además de cuarenta motores como apoyo táctico, los largos recorridos que han de llevar a cabo por las infinidades del cosmos las erigen como mundos totalmente autónomos, la botánica estelar contribuye de forma indispensable para lograr esta autonomía, las grandes naves disponen de un complejo microclima precintado, controlado a través de mecanismos inteligentes, de laboratorios, dependencias de trabajo, auditorios, cinema, biblioteca, un museo, una sala en la que mantener el equilibrio corporal siempre a punto..., en definitiva el interior de estas naves es un diminuto planeta donde los que han de realizar extensos y complicados recorridos se mueven como si se encontraran en tierra firme, un grupo de humanoides fabricados con un pequeño cerebro para que puedan ejecutar órdenes puntuales, obra como si se tratara de un cualificado equipo en tareas y deberes donde los humanos no podemos trabajar. Las naves de reconocimiento impulsadas también con combustible sideral y deslizándose desde el interior del pequeño mundo operan en un radio de dos o tres millones de kilómetros.
Los comandantes del inicio de la nueva era espacial instruidos y mentalizados con inteligencia y conocimiento acaban su aprender para comenzar a dispersarse por abruptas vías cósmicas y proseguir las andanzas de los capitanes que antaño recalaron en cientos de planetas donde el ser humano se desarrolla por diferentes etapas de su madurez. La enorme nave que visitara entre otros mundos aquel nominado como la nueva Tierra está siendo acondicionada y cargada con todos los elementos necesarios, los escritos y filmaciones conservados en la hemeroteca y la filmoteca son material de valor trascendental para que todo salga favorable en este próximo caminar por el universo.
Dos años ha costado poner a punto la vieja máquina, hoy tras un trabajo apocalíptico todo está listo para comenzar, la gran explanada donde permanece aparcada la nave se engalana para consolidar los trabajos y despedir a los nuevos exploradores, el evento bien merece la pena acompañarlo con la alegórica ilusión de una festividad, el mundo entero sigue los preparativos, en el despegue miles de personas acompañarán a los viajeros con sus diminutos aparatos hasta unos mil kilómetros de la tierra, con los motores al ralentí la velocidad de la nave nodriza es fácilmente seguible por los pequeños utilitarios, el certamen llega a su punto más clamoroso cuando el cielo se tiñe de mil colores diferentes derramados por la comitiva que acompaña al despegue, la visión desde algunos puntos de la tierra se podría enmarcar dentro de los márgenes de un cuadro de ficción. Es una maravilla organizada, la naturalidad y la armonía con que la mole comienza a elevarse aparentemente da a entender que la pequeña ciudad es izada a través de millares de hilos invisibles remolcada por las diminutas navecillas, es fascinante, los documentales que hemos visualizado de eventos como éste no acreditan la realidad, extrapolado todo el mundo a enclaves donde poder presenciar tal maravilla, el planeta, por unos días, se convierte en un cosmos desorbitado.
Las gentes de estas fechas recordarán en sus mentes este primer lanzamiento como el mayor espectáculo de su vida, el esplendor del acontecimiento borrará las vicisitudes e inestabilidades vividas por nuestro planeta en las últimas décadas, las publicaciones donde los expertos describen lo sucedido no levantan ningún interés, la
humanidad entera ha percibido por ella misma lo acontecido, de todas maneras las crónicas y reportajes con los que los profesionales han inmortalizado el acontecimiento enriquecerán los archivos para que generaciones venideras al observarlos o leerlos se regocijen con su espectacularidad.

                                                                     * * *

Destellean las estrellas acariciando nuestro caminar, de momento el recorrido que hemos hecho es como una excursión de placer, los componentes de este primer viaje pertenecemos todos a las insignies corporaciones creadas bajo el prestigio de aquellas instituciones que horadaban el infinito con sus maquinarias, el comportamiento incólume de las personas que componemos la tripulación se introduce en el ambiente acariciando las ideas con su delicadeza, el grupo lo formamos novecientas veinte personas, en todo momento
mantenemos informados de lo que acontece a nuestros compañeros de la Tierra, los potentes y ultramodernos radares se comunican entre sí con auténtica facilidad, el ambiente social en las dependencias y
secciones se desarrolla con naturalidad, la sexualidad punto de enlace entre el bienestar y la clarividad mental la practicamos llanamente, en el viejo planeta se disfruta de este placer con el respeto educativo fundamental, monolito erigido como columna donde los cuerpos y las mentes unifican la grandeza de su poder. El trabajo cotidiano consiste en mantener a punto, para cualquier eventualidad, el conjunto táctico y técnico de la pequeña ciudad flotante, otro de los trabajos que llevamos a cabo son las salidas que efectúan puntualmente las naves de reconocimiento controlando de esta manera una franja importante del recorrido que efectuamos. Asomados a las vidrieras desde donde nuestra vista percibe el infinito resplandecen en nuestro ser con destellos fulminantes las dudas y el escepticismo que allá en la Tierra pudiéramos presentir, la gran nave perfora el cosmos guiada por la tripulación con gran facilidad, nuestro planeta después de cinco meses de viaje lo hemos dejado a millones de kilómetros, el objetivo principal, la nueva Tierra, perdida en el universo se encuentra todavía a mucha distancia, el grupo que nos desplazamos a aquel lugar, observadores omnipotentes de la inmensidad cósmica, aprovechamos la odisea que representa la extensa caminata para ilustrar, descubriendo nuevos mundos a través de los potentes telescopios que la pequeña ciudad móvil acarrea consigo, los atlas de la orbe celestial de la gran enciclopedia que las gentes de nuestro planeta venimos confeccionando. Un itinerario de esta magnitud ha de estar compensado con sensaciones aleatorias capaces de enriquecer tanto los pensamientos y vanidades de los viajeros que aunque el tiempo transcurra con relativa parsimonia, en el interior del diminuto espacio de la enorme nave, sus anhelos e ilusiones enfocados en mil sentidos se han de saturar de proyectos e ideales ayudándoles a caminar.
Destellean los satélites, los luceros y las cometas, todopoderoso el firmamento nos embriaga con su esplendor, paseamos por el olimpo con la mente desnuda acariciando el toque de frescor casi diabólico que los átomos siderales impactan en la albórea superficie de nuestros cerebros, el vergel estelar que tocamos con nuestras manos glorifica las raíces más profundas de nuestro ser, impregnados del manantial interminable del éxtasis divino aspiramos con lentitud el oxígeno que los ríos vertiginosos de sangre humana necesitan, la naturaleza aquí desparramada engalana estos parajes con tal hermosura que los reflejos de su belleza abrillantan las veredas por donde paseamos con matices inenarrables. Enclaustrados en los confines del universo parapetados tras la estructura del pequeño mundo que delimitan las paredes de la inmensa nave, nuestro intelecto delira, la realidad comunicativa que vivimos día a día ensancha el perímetro común de nuestra inteligencia. Oculta, segundo tras segundo, la estampa angélica de una fábula reaparece con claridad imitando las secuencias cuidadosamente estudiadas de una película, acomodados en las anatómicas posiciones de que disponemos en el salón del firmamento, auditorio presidencial para todos nosotros, nos deleitamos de las imágenes que circulan por esta enorme pantalla, alazán desbocado, simulacro legítimo de milagros trascendentales, ensillamos con vehemencia el rocín que nos acompaña y picando espuelas desafiamos a los señores que con majestad capitanean sobre las montañas invisibles por donde pasamos.
Exuberante, insospechable, creiblemente maravillosa, iluminada como las notas de una melodía fantástica se nos ofrece la travesía, hoy descendemos del paraíso rebosantes de entusiasmo, responsables y soberanos hollamos sobre el nuevo mundo con la mente vigilante presta para conducir los mandatos que nuestro mundo quiere inculcar, el grupo entero somos elegidos portadores para impartirlos.
Afincados en este replano rocoso, situado por encima de las nubes, donde habitantes de nuestro planeta fabricaron hace miles de años las primeras y únicas pistas de este mundo en las que hemos venido posándonos a través de los siglos, nos apresuramos a organizar los componentes estructurales de los habitáculos que utilizaremos para nuestro quehacer en estas latitudes. Desde aquella dramática obra que el Equipo escenificó inculcando lo que en ella acontecía, han pasado mil trescientos años y pico, desde el último viaje casi trescientos, esperamos con impaciencia la hora de la salida para comprobar la realidad. Siete días después de la arribada comenzamos a recorrer los caminos que antaño planificaron gentes de la madre Tierra, perplejos y abatidos constatamos que la orientación legada por aquel grupo de personas hace trece siglos se ha fracturado originando múltiples anversos, el palacete está construido, uno de los soberanos de la farsa se ha acomodado en sus dependencias respaldado por múltiples vasallos, paralelamente a la edificación del grandioso alcázar, una subdivisión compuesta por gentes caprichosas guiadas por cuatro prepotentes con
poder de convicción, han levantado un castillo en otra ciudad y en otro paraje atrincherándose en su interior oponiendo resistencia espiritual a los verdaderos seguidores del programa, el manifiesto es simple, abandonados de la potestad que nuestro mundo venía ofreciéndoles, los seguidores del Equipo, confundidos, se han enfrentado entre ellos engendrando en sus ideas mil preguntas diferentes, guerras, calamidades, cruzadas, un apocalipsis generalizado que hace zozobrar con sus sacudidas los contrafuertes que sostienen la muralla que fortifica los pensamientos de los fanáticos. La comisión representada por todos los que nos hemos desplazado a este planeta comenzamos con energía a elaborar un esquema donde basarnos para reconciliar a los quebrantados, proyectos, programas, mil planes diferentes se nos ocurren para herir lo menos posible a la maltrecha organización, con las pequeñas naves de reconocimiento efectuamos visitas, caminando nos adentramos en aglomeraciones de gente camuflados con vestimentas de la época, las grandes ciudades son nuestro punto de referencia, escépticos, incrédulos, agnósticos, místicos..., un mosaico de mentalidades tan dispar que la muchedumbre y los cabecillas, más que vivir, lo que hacen es deambular sobre la opresión de sus propias reflexiones. La estancia se alargará, la decisión está tomada, la nave nodriza tras aligerar su contenido depositando el material necesario para levantar las dependencias correspondientes para poder trabajar relajados, se eleva camino de otros mundos, con ella parten doscientas diez personas, el resto con entusiasmo comenzamos de nuevo la evangelización.
Además de nuestro peregrinar convenciendo a los más rebeldes con representaciones fantásticas y apariciones oportunas, ponemos en marcha la red milagrosa de nuestras máquinas inteligentes.
Adiestrados y coaccionados por la autoridad económica, potencial insignie a la hora de subsistir, la muchedumbre se parapeta en las migajas que sus señores salpican al masticar. En unos años han garabateado un sinnúmero de patrañas, añadiéndolas todas al volumen original desvirtuando las instrucciones que aquellos
estudiosos antepasados nuestros imprimieron con filantropía, han escrito e inculcado el ayuno, la abstinencia, han planificado sacrificios espirituales, han creado ejércitos paralelos de gentes bien adiestradas, camuflandolos entre el populacho para corroer la personalidad  persiguiendo a los menesterosos que no comulgan con la obligación que han impuesto de abonar donaciones voluntarias, han iluminado con artificio los folios vírgenes del índice del cerebro de los infantes..., en definitiva han codificado bajo una misma denominación un rosario de vanidades que la aflicción que el pueblo llano padece por su culpa enmarcará a los responsables durante mucho tiempo en los límites de lo diabólico.
Concretamente han pasado mil trescientos sesenta y siete años desde que viniera a este mundo, manipulado por especialistas de nuestro planeta, aquel personaje que ahora todos adoran. Con la introducción aleatoria de su madre, su padre y la de personajes elevados a pedestales omnipotentes por jerarcas indisciplinados, han confeccionado una amalgama espiritual tan complicada que los seguidores se mortifican acribillados por las devociones que los cabecillas les imponen desde sus tronos.
Impartiendo y dosificando las ideas y los conceptos, el grupo taladramos, con la ayuda de nuestros artefactos inteligentes, los cerebros de aquellos que movidos por intereses propios se han separado de la organización y, atrincherándose en una mansión palaciega, inculcan levantamientos y sobre todo diezman las alacenas de los desdichados para levantar aposentos de soberanos en los que ellos mismos van a holgazanear. La tarea no es sencilla, nuestra sabiduría coherente nos eleva a posiciones críticas, nuestro poder mental sobre esta gente constituye al mismo tiempo un halo de compasión que coarta la autoridad elemental que poseemos sobre ellos eliminando de esta forma una resolución rápida con la que atajar la división.
Los dias pasan, los componentes de la expedición, grano a grano, vamos traspasando la arena del desierto a los capiteles de la reflexión, el tedeum espiritual que los fanáticos presencian sin saberlo demole su empuje, enajenadamente abstraidas las gentes de los pueblos y las ciudades muestran una apatía extraordinaria, es como si los poderes sobrenaturales que todos admitían y que todos profesaban ahora de golpe les aturdieran los centros vitales, la ignorancia, la ingenuidad y la inocencia de que son portadores inmaculados son sin lugar a dudas el contrafuerte donde hemos de apoyar nuestra palanca para que, con ella bien afianzada en la base, podamos descargar todas las fuerzas mentales en el otro extremo haciendo girar de esta manera la plataforma espiritual colocándola en el punto de partida. Con inteligencia y una paciencia fraguada, el grupo entero hacemos funcionar los hilos que dan vida a la marioneta invisible, estratégicamente organizados extendemos una gran tela de araña recorriendo con las pequeñas naves los sitios más recónditos difuminando y amortiguando con armonía la calamidad engendrada, al mismo tiempo desde las dependencias centrales, levantadas en el altiplano, los responsables manejan con precisión los potentes cerebros artificiales de las máquinas inteligentes para reorganizar a distancia las ideas y los conceptos de los jerarcas más representativos del levantamiento. La idea de los representantes de la vieja Tierra es que en cuatro o cinco años las convulsivas aguas tornen a su lecho encauzadas por medio de canales, caces y acequias bien cimentadas, evitando de esta manera nuevos desbordamientos que causen inundaciones catastróficas debilitando los intereses de toda la comunidad.
Como habíamos previsto, corriendo los días que el almanaque encuadra dentro de los límites del año mil trescientos setenta y dos, el grave enigma se polariza en un solo sentido, todo el esfuerzo que el grupo ha realizado para evitar la catástrofe obtiene la recompensa deseada. El representante omnipotente de la organización recupera la fortaleza inicial, el capitolio erigido para utilizarlo de residencia perpetua acoge en sus instalaciones todo el poder jerárquico que en estos días se disemina por el nuevo mundo, sólo una de las
construcciones, la más enigmática de todas, es equipada con artefactos modernísimos transportados desde el planeta madre, a quinientos metros por debajo del suelo y con una accesibilidad misteriosa, la enorme sala se convierte en un estación de transmisiones canal de información permanente y al mismo tiempo un cerebro sólido con el que dirigir desde millones de kilómetros al superior del alcázar, único ser del organigrama con carnet para visitar el secretísimo lugar. En incalculables ocasiones el pensamiento del jefe que en ese momento represente a la máxima autoridad elegida por ellos mismos no aprobará hechos que en su nombre efectúen personas del clan, para que la organización funcione con movilidad, siempre que los cauces no se salgan de madre, tendrá que limitarse a dialogar.
Con la ilusión y el entusiasmo que siente aquel que tras noches en vela un día conquista a la persona que desde hace tanto tiempo es el cerrojo de sus ideas esperamos nosotros a la nave nodriza, el altiplano quizá viva por última vez los éxitos de tan gran número de individuos juntos, las instalaciones, como siempre, serán retiradas en su integridad, mientras tanto disfrutamos de riquísimos paseos devorando con amabilidad los exóticos parajes por donde caminamos. Como apunta el narrador del postre de cada viaje, todos nosotros coincidimos en lo complicadamente que se organizan la existencia los humanos que se mueven por las exuberantes laderas de este planeta. El olimpo nos espera de nuevo, mañana, elevados a soberanos del firmamento durante casi un año, viviremos en los cielos respirando con suavidad la vida, las tinieblas y los luceros engendrarán otra vez en nuestros cerebros el poder exquisito que remunera con creces la aventura de ausentarnos todo este tiempo del lecho terráqueo donde nacimos.
El jamelgo cabalga virtuoso, los aires cósmicos inyectan sus venas con sangre celestial, una templanza desértica atiborra las mentes místicas de los menesterosos, agridulce el placer que amontona la multitud espolvorea con esperanza la semilla que al atardecer engendrará sobre estos parajes desolados, la fauna humana dando volteretas loma abajo complacerá a sus sentimientos, originando una estampa pintoresca ultimarán los trámites necesarios para que los barbechos estériles y yermos comiencen la nueva era.

                                                                       * * *

Poco después del último viaje, en un pleno constituido por los responsables de los V.E.I.P., se aprueba una propuesta presentada por un grupo menos numeroso. La sugerencia consiste en suprimir por el momento la incursiones que necesiten la arribada de naves nodrizas a aquel planeta bautizado con el mismo nombre que nuestro viejo mundo, la idea se basa en un estudio realizado sobre el campo de operaciones. Habiendo instalado el cerebro que guiará las directrices del programa -sigue el escrito- e inculcando los pensamientos oportunos para que el representante más cualificado enfoque la marathón bajo nuestra potestad, la presencia de la pequeña ciudad flotante (contando que las gentes de aquellos lares se encuentran un tanto escamadas), se ha de excluir por un tiempo indefinido. No obstante en recorridos que permitan recalar en aquel planeta a las naves de reconocimiento, de pasada, siempre se han de dedicar cuatro o cinco a este menester. El trabajo del Equipo goza de buena salud, la farsa tan delicadamente representada culminará su función sin la intervención puntual de un grupo tan numeroso. V.E.I.P., como ha quedado explicado anteriormente, son las siglas correspondientes a "Viajes Estelares con Incursiones Planetarias".
Sobre todas las cosas, nuestros pensamientos y prioridades como seres intranquilos por saber y estudiar cualquier ápice de vida que deambule erguida sobre dos piernas, seguiremos enviando exploradores por el espacio infinito con la regularidad que nos permitan las posibilidades que tenemos a nuestro alcance, quiero decir con ésto que aunque a aquel lugar donde hemos implantado una nueva forma de pensar, no dirijamos por el momento ninguno de estos viajes, evidentemente, el organismo encargado de los V.E.I.P. seguirá actuando.
-El voluminoso archivo, en estos capítulos, ofrece narraciones que permiten que mi persona recupere el aliento, más relajado hojeo con vigor las páginas por donde contada con pasmo pasa la vida o mejor dicho, la historia que aquel mundo llamado la nueva Tierra tiene archivada en la conciencia de sus habitantes, he atravesado un océano infinito respaldado en todo momento por las lanzas que sostienen mi heráldica figura, expreso con vehemencia, en los apuntes que de tan dilatado compendio voy extrayendo, las hazañas y empresas que la madre Tierra ha inmortalizado allá en aquellas latitudes. Continúa el viejo cartulario explicando como aquel mundo descubierto por gente de aquí, posiblemente antes de que comenzara a caminar, ha ido adoptando nombres de ciudades, pueblos y aldeas, mares, lagos, montañas y océanos... de este planeta, la verdadera Tierra.
Sin descabalgar alimento mi instinto, disfruto al leer nombres populares fijados en mi memoria desde que nací, una novela abstracta toma vida en las neuronas que en mi cerebro se activan conforme voy leyendo, respaldado por el omnipotente frescor que desprenden los arcaicos archivos entrecruzo el umbral que me quiere despistar de la realidad: un canto de jilgueros esparcidos por los florescentes ramajes de unas acacias silvestres desparramadas por las fértiles lomas de aquellas tierras, un volar de delfines en manada siguiendo la estela invisible de un banco de peces, un retozar de impalas caprichosos jugueteando bajo el control espectante de sus madres, una camada numerosa de raposos siendo amamantados por su progenitora..., es tan real el anfiteatro que tengo ante mis ojos que sin lugar a dudas se podría tratar de enfoques tomados en mi delicado paraiso. Impongo sobre los caprichos la lucidez, reavivo el placer que siento al descifrar los enigmas que descubro conforme voy pasado páginas. El nuevo Mundo: realidad acariciada por miles de convecinos, pueblo perdido, gentes mimadas luchando contra un devorador inmaterial de inteligencia. Añoro el caminar sobre los ultramuros del destino de aquellos infelices, resucito de mi letargo ocasional y abanicando a mi pensamiento, encarcelo con violencia las increíbles ideas que paralizan el proseguir por la historia empapándome de los arribos que mis antepasados hicieron en aquel jardín denominado nueva Tierra.
Corresponde este apartado a un período de transición de un siglo y pico amontonando aquellas gentes desolaciones y penurias, enfermedades físicas o psíquicas, peste, viruela, tisis y otras calamidades. En nuestro adoctrinar siguiendo el ejemplo de aquella primera lección de fabricar una lanza en presencia de aquellas primeras personas que gente de nuestro planeta encontró naciendo como humanos, hemos ido revelando e instruyéndolos a recolectar vegetales con los que paliar ciertas enfermedades y dolencias. ¡Es insuficiente! En el capítulo que describe los padecimientos sufridos por todo el nuevo Mundo en aquel territorio, relatan con pesar los cronistas de la época, que la enseñanza impartida es insuficiente ante tanta sequía, desolación y muerte, pero con decisión los mismos reporteros cuentan como una civilización poco inteligente ha de ser adiestrada eslabón a eslabón, sin cometer el error de ilustrarlos con técnicas milagrosas descubiertas por nuestros científicos capaces de expulsar por completo cualquier malformación, enfermedad o dolencia que pudiera padecer un humano, originándoles de esta forma una confusión mental y espiritual de la que no se recuperarían y por lo tanto perecerían quedándose aquel vergel sin la presencia natural de un ser que mañana cuando comience a tener uso de razón pueda intercambiar con la madre Tierra su propia identidad.
Terminando el siglo quince, un terrícola nacido en el viejo planeta protagonizó un hecho trascendental ratificando con ello la decisión tomada unos años atrás por los responsables de los V.E.I.P de no dirigir naves nodrizas hacia el nuevo mundo, ya que el aeropuerto fabricado en el altiplano posiblemente fuera descubierto por nativos.
En el año mil cuatrocientos setenta y dos un grupo de astronautas recaló con su pequeña máquina en la explanada artificial construida hace miles de años allá en la superficie rocosa, permanecieron varias semanas recorriendo e inspeccionando los perímetros de la singular bola acuo-terráquea, "uno de ellos al visitar un paraje del cual se quedó prendado y debido a una idea fantástica que a el mismo cautivaba desde hacia mucho tiempo decidió no volver a nuestra tierra, organizándose lo suficiente para que sus compañeros no lo descubrieran, el último día de estancia los dirigió a un lugar llamado Guadalmena y paseando y respirando en él todo el sabor que unos seres necesitan para no olvidar un lugar, desapareció sin dejar rastro".
Pasa algún tiempo para que el susodicho personaje salga a escena, antes, resguardado entre el mosaico humano que reproduce el gentío que se desplaza de un sitio para otro, recorre ciudades y pueblos con los rudimentarios medios de transporte que la gente del lugar posee, caballos, mulas, carros y galeras y por el mar, con barcazas frabricadas con troncos de árboles trabajados, bastante sólidas para la época, su cerebro ubicado en un pilar muy por encima de cualquier ser humano autóctono, le permite embaucar a jefes y soberanos para que pongan a su disposición un ejército de hombres con los que llevar a cabo la empresa que él mismo ha proyectado, nadie sabe su procedencia, nadie conoce su linaje..., sin embargo al escuchar sus argumentos los poderosos que le oyen embargaban sus reinados mentalmente, unos para llevar a cabo a espaldas suyas la empresa y otros ofreciéndole todo lo que el invencioso hombre les pide. El, sabedor omnipotente de su superioridad, no se queda con lo que le ofrece el primer adinerado que visita, deambula por varios lugares explicando su magnífica idea. A los monarcas que se la expone los encandila.
Regresando sobre sus pasos siempre camuflado tras la aptitud carismática de cualquier hombre nacido en estas latitudes, nuestro compratriota comienza su odisea patrocinada por un poderoso que existe muy cerca del lugar que le hipnotizó. Los preparativos propiamente dichos no comienzan hasta que el reclutamiento de hombres, voluntario-forzoso, no se consolida, es a comienzos del mes de Junio del año mil cuatrocientos noventa y dos cuando la teoría entra en su trayectoria como práctica. Explica nuestro amigo escrito por él mismo: Tres son las barcazas que pido al dueño y señor de la flora, fauna y los pensamientos que existen sobre el suelo de todas estas tierras. Ancladas en un puerto natural las tres naves comienzan a ser avitualladas almacenando en ellas toneladas de alimentos duraderos, salazones, legumbres, incluso a última hora también se introducen animales domésticos vivos... (gallinas en su mayoría), el agua y el vino elementos primordiales para la subsistencia han sido almacenados en el interior de los barcos en cantidades suficientes para recorrer muchas millas. La obligación impuesta a estos hombres se va convirtiendo en un acto de júbilo en donde los participantes van acostumbrando a sus cerebros a gozar del trabajo que desempeñan sus músculos, son los mejores remunerados del lugar, las doncellas en edad de coquetear prefieren hacerlo con ellos, el ocio y la obligación son dos cosas paralelas..., así, mientras unos embarcan los enseres y las viandas necesarias, otros revisan con minuciosidad los cascos de madera de roble de las naves elegidas, yo mismo seguido de un grupo reducido de hombres con poder de decisión y dotes de mando dirijo la operación y ultimo las obligaciones que la burocracia requiere.
El dos de agosto del mismo año, al finalizar los preparativos, comienza la odisea, una vez con el mar como único horizonte los hombres se relajan, las tres barcas navegan en la misma dirección, en todo momento las personas encargadas de capitanearlas se conectan por medio de señales visuales. Tras partir de un puerto, en el que hemos anclado unas horas, situado en unas islas que hay bastante más al sur del que hemos salido, los días pasan con lentitud. Con mi intelecto enormemente agitado y con aparatos e instrumentos prehistóricos, después de seducir a propios y extraños ofreciendo la posibilidad de arribar a las exóticas tierras de oriente por una ruta nueva, navego con este puñado de hombres hacia unas posesiones donde nuestro mundo sólo ha querido imprentar su huella allá en el altiplano. Mi idea consiste en abrir un nuevo escenario en el que estos menesterosos puedan predicar e inculcar las enseñanzas que el Equipo les divulgó a ellos, así de esta forma comprobaré el poder que un solo individuo de mi planeta ejerce sobre los humanos de la nueva Tierra. Para dentro de unos siglos, cuando las personas de este mundo lo entiendan, he organizado y creado una familia con nombre y apellidos que elevará mi realidad al más alto de los pilares de la autenticidad.
Como todo estaba previsto, no sin antes sufrir y hacer sufrir a esta gente que me acompaña fantasías propias de aquel escrito donde un hombre de mi galaxia describe mil peripecias vividas por navegantes y sirenas, arribamos después de casi tres meses de viaje a la tierra firme de una isla del otro lado del océano, maltrechos los marineros recorren la superficie del territorio recién descubierto intentando aprovisionarse de productos alimenticios con los que saciar su hipnosis previsoria. Seguiré la comedia camuflado entre la muchedumbre, organizaré hasta tres travesías más y después cuando todo esté funcionando me elevaré hacia mis orígenes, ordenaré mi despedida con cautela colocando un cuerpo muerto en el sarcófago donde ellos piensen que reposo dispuesto para que me entierren y aprovechando para marcharme la arribada de unos astronautas venidos de mis latitudes culminaré la empresa que proyecté hace algunos años en el corazón de mis pensamientos.
El archivo comenta unos capítulos más adelante cómo aquel hombre que protagonizó un hecho memorable en la nueva Tierra murió en una ciudad del viejo mundo treinta años después. También, un cronista que dos siglos más tarde anduvo durante ocho meses por las inmediaciones del altiplano, narra las barbaries que por allí se cometen en nombre del mito creado por el Equipo, en nombre de su madre y de su padre. La catequización de los indígenas de estos contornos por los humanos del otro extremo de la bola -sigue el narrador- la elevan a piras de sufrimiento perpetuas. Con frases esquemáticas pero contundentes, el cronista cataloga la incursión de nuestro compatriota como un fracaso extravagante, añade que si aquel ilusionado personaje asistiera hoy día al genocidio diario que se respira por doquier, tacharía con borrador de platino sus capitulaciones por este nuevo mundo -como ellos lo llaman.
-Volviendo al orden cronológico del viejo cartulario, sigo extrayendo con afán mis apuntes.
Sólo apuntes y noticias concisas son lo que han anotado en este tiempo los reporteros de los V.E.I.P. Es a comienzos del siglo diecisiete cuando el viejo archivo vuelve a describir con minuciosidad una lección impartida a las gentes de aquel planeta a través de un indígena. Escogido el humano que servirá de cabeza de turco comienza la enseñanza, la polémica y la controversia se ciernen sobre los neófitos aprendices causando un gran desconcierto. Pensando los terrícolas de la vieja Tierra que los seres descubiertos hace ya miles de años comienzan a reflexionar como personitas, hemos descendido un grupo reducido para aleccionar al populacho de una realidad tan inesperada que los más fanáticos a la farsa oradarán en los muros del infinito con la intención de disfrazar la verdad. En este caso la didáctica es impartida a través de un personaje engendrado y nacido de una pareja originaria del nuevo mundo, la materia consiste en elevar los pensamientos de los más avispados al umbral del inconformismo, avivar sus cerebros colocando una pregunta en los pórticos espirituales de su conciencia, agrandar su capacidad empírica hasta el abismo gigantesco para descubrir que sus cataratas no descienden al aberno. El ilustre catedrático será abucheado, le injuriarán, le practicarán exorcismos..., pero el mensaje reproducido por él calará en las entrañas de este mundo engendrando la semilla que abrirá la fortificación que preserva la auténtica identidad, el engranaje cósmico comienza a brotar, las inquietudes de coincidencia abren una vereda en las inmensas laderas de la parábola interminable que ilumina la coincidencia de acariciar cada día el azul celeste que la constituye.
Entre otras, cabe destacar la obra que nuestro adelantado personaje garabateó y que tituló: Historia y demostraciones en torno a la máquina solar y sus incidentes. Es éste un trabajo en el que las bases del comienzo de una nueva era quedan canalizadas, aquí, él, arrincona el misticismo mitológico de los todopoderosos ofreciendo una alternativa enérgicamente sacrílega para los jerarcas que resuellan parapetados en la deidad creada.

                                                                                 * * *

Los mensajes que emitimos directamente al intelecto de hombres y mujeres se multiplican en estos años -comienzos del siglo diecinueve-, el cosquilleo que proporciona tan quisquilloso estímulo en la muchedumbre embriaga las celdillas de su curiosidad, los mitos y las sombras levantados sobre pilares de fanatismo se debilitan, la auténtica institución que rige el firmamento abre sus puertas, el cerebro adormilado de los humanos que constituyen el pueblo del mundo nuevo emprende un vuelo rasante, la fama rocía con su frescor
a cientos de personas que habitan en estas décadas en la morada carismática de la vida. Es la hora, los dirigentes de nuestro planeta en consenso han decidido instruir en un curso acelerado a decenas de individuos para que el adormilado progresar de estas gentes comience a caminar; el motor de vapor, el teléfono, la luz eléctrica, la penicilina, el telégrafo..., una serie de inventos y descubrimientos con los que algún día hace miles de años, allá en la vieja Tierra, nuestros antepasados comenzaron el viaje tecnológico, hoy repartidos por la geografía del nuevo mundo aleccionamos puntualmente a prójimos de esta integridad mundana que por su elevado coeficiente intelectual y su tesón se destacan en empresas de ilusión, como el resto de humanos las denomina. Los trabajos de instrucción rápida se alargan hasta comienzos del siglo veinte, los seguidores de la farsa que el Equipo protagonizó discrepan con los adelantados -como ellos les aman-en muchos casos luchan contra la naturalidad, el cabeza visible de la jerarquía aunque en la mayoría de los casos se muestra a favor de sus subordinados sabe perfectamente cuál y cómo es la realidad, él, en contacto directo siempre con los decanos de nuestro mundo comprende perfectamente lo que ocurre.
Las anotaciones correspondientes a esta época que en su día hicieron mis antepasados en el viejo archivo son innumerables. Simplemente he querido reflejar el cimiento de lo ocurrido extrayendo un resumen escueto, alargándome un poco más en los hechos más importantes por su contenido elemental.
Contra viento y marea un ser polémico instruido por un equipo de terrícolas del viejo globo organiza un sarao morrocotudo en los entresijos más fanáticos de los seguidores de la doctrina que aquel grupo de personas inculcó, rompiendo teorías transcendentales, como que el ser humano fue creado por un ser imaginario, nuestro amigo sobrepone ante todas las tinieblas tenebrosas que existen en torno a la creación de la mujer y del hombre, que su ciclo biológico comenzó un día en la abrupta superficie que constituyen los perímetros de la nueva Tierra. Su trabajo, pilar importante a la hora de esclarecer el origen de la vida, sigue estando sobre la mesa en aquellas latitudes. Corroborando los estudiosos que se mueven por allí en estos días la razón que aquel personaje imprimió a su empresa. Con los locos e importantes inventos mostrados a lo largo del siglo diecinueve comienza el siglo veinte, el pueblo entero del nuevo mundo inspirado en la autoridad omnipotente que desprenden los descubrimientos y que al mismo tiempo armonizan la convivencia entre las gentes, camina despistado como queriendo agarrar con sus manos todo lo que contempla. En las primeras décadas de este siglo, salvo incursiones esporádicas para revelar hallazgos concretos, los responsables de los V.E.I.P. conceden una tregua a los habitantes del pequeño globo para que asimilen la novedad que les invade.
La filosofía y la ficción hollan en la misma parcela, a menudo el filósofo deambula por los prados de una ilusión.
Alguien, con alguna intención, ha dejado esta frase camuflada entre los renglones del enorme cartulario, espero que el mensaje haya sido transmitido y aplicado.
Sin extraer nada en concreto con firmo la presencia numérica de compatriotas instruyendo a aquella gente a partir de mediados del siglo en curso.
-Por último quiero ratificar la importancia que para nuestro mundo representa el descubrimiento del nuevo planeta y la posterior civilización de los seres humanos que en él encontramos naciendo, el sabor que se respira hojeando el monumental archivo y en mi caso estudiando e investigando su contenido fertiliza el polen abstracto que los pensamientos de la orbe cerebral manufacturan. Ubicado en un escalafón diferente al que me encontraba al comenzar, deslío con parsimonia el entrelazado que envuelve la metamorfosis que se aproxima, remuevo la belleza cósmica del arenal empírico de los desiertos mundanos del universo buscando la piedra filosofal, camino, piso con suavidad la vereda por donde paso, corto un ramillete de clavelinas de la loma florecida y con la espalda erguida sobre mi culo atravieso el vado del manantial por donde nadan sus majestades los cisnes, más allá, donde se desquebrajan las nubes al colisionar con los rayos invisibles del astro Soberano, impregno con sus partículas la anatomía celestial de mi persona, palpo el comienzo del paraíso y al galope me dirijo en solitario hacia el encantamiento que envuelve con su manto a las gentes que caminarán mañana a comienzos del próximo siglo por las agitadas laderas del nuevo planeta Tierra.
-Rozo el éxtasis, cabizbajo me aproximo con indiferencia al monumento que conmemora el final de la obra, los espectadores levantándose de sus caprichosos aposentos dirigen sus miradas en esa dirección, no tardaré en llegar, relantizo mi paseo y así, casi quieto, me empapo de la apatía colectiva que desprenden los asistentes, el humus milenario de sus pensativas mentes acartona su identidad, un volcán de lava petrificada fluye a borbotones del enjambre humano que revolotea por las enérgicas arboledas del entendimiento, me despido con sarcasmo, exhalo el finísimo perfume que elaboran en sus pétalos las aterciopeladas rosas que se
engendran en los abruptos vástagos del rosal perenne, acaricio el cutis neonato de aquel retoño, deshojo las ideas de un poder caprichoso e iluminando mi camino con teas del árbol milenario me desplazo con fervor hacia la explanada universal donde amartillarán los macizos badajos que penden del interior de la campana cósmica.

                                                                           * * *

-El manual que contiene el programa lo sostengo entre mis manos, la expedición que abrirá los festejos ultima los preparativos para partir en dirección al planeta bautizado con el mismo nombre que la vieja Tierra, dos naves nodrizas viajarán a aquellas latitudes transportando en su interior un cargamento de pirotecnia atmosférico-cósmico apocalíptico, dos mil trescientas personas incluida la mía organizarán el exorbitante evento siguiendo las directrices reseñadas en las páginas que sostengo en mi mano izquierda. Un año antes de la masiva presentación -así comienza el programa diez naves de reconocimiento auxiliadas por el sólido sostén que proporciona el núcleo perfecto de una pequeña ciudad flotante, irrumpirán en el firmamento orbital del nuevo mundo dibujando su presencia con perfiles de siluetas ancestrales, la parábola etérea que cobija la compacta existencia molecular se teñirá con pictóricas obras de arte trabajadas sobre nubarrones de algodón, por los cielos despejados describirán horizontes infinitos y con juegos de prestidigitación bañarán la luna con matices celestiales, ofreciendo un espectáculo tan maravilloso que la muchedumbre vivirá embargada
contemplando los fenómenos fantasmagóricos que sus mentes perciben...
La humanidad entera de la Tierra descubierta ha evolucionado, las lecciones impartidas por nuestro pueblo han sido aprovechadas, un ejército de aviones y un arsenal de misiles dirigen sus espoletas hacia lo imposible: las diez extravagantes naves, su intelecto se mueve, sin embargo, sus modernos aeroplanos delante del sofisticado trabajo técnico-físico-matemático-biológico de los ingenieros del viejo planeta son verdaderos hierros volantes, la velocidad de un avión de guerra es aproximadamente de dos mil kilómetros por hora, nuestras pequeñas naves se desplazan a unos treinta mil dentro de la capa atmosférica, además una coraza magnética protege a nuestros aparatos de cualquier agresión fortuita o intencionada, otra cosa es nuestro proceder, aprovechando que utilizamos un porcentaje altísimo del cerebro hemos llegado a la conclusión escudándonos bajo el poder empírico de la sabiduría que la mejor arma es la indiferencia. La vida, monolito sagrado para las gentes de la vieja Tierra, es el refinado tesoro que custodiamos al unísono todos los humanos, nuestro dominio psíquico, manantial de savia renovadora del perfeccionamiento es el misil más eficaz que utilizamos...
Las personas que transitan en estos dias por la superficie del globo terráqueo, iluminadas ante tan sorprendente desconcierto abrirán con firmeza los cráteres encefálicos de sus mentes para acumular en ellos la satisfacción que les origina el apocalíptico espectáculo que sólo ellos, en tan larga vida de la Tierra, están presenciando, un año entero de hipnosis colectiva templará las ideas y los pensamientos, calentará los mecanismos oportunos y dirigirá las miradas de las gentes hacia un caluroso recibimiento cuando arriben los pequeños mundos que viajan en el interior de las mastodónticas naves nodriza, el clamor que el gentío desprenderá de sus rudos encéfalos se percibirá intacto en los paneles instalados en el viejo planeta a través de los sensores apostados en la superficie de la luna -satélite natural de aquel mundo.
El día ha llegado -refleja el manual- un cambio de actitud en el pensar de los humanos del nuevo planeta Tierra comenzará a regir su destino, la mayoría de edad, psíquicamente hablando, les convierte en personas autodidactas a la hora de tomar decisiones.
El magno acontecimiento se aproxima, las poltronas, tronos y sedes jerárquicas elevan sus últimas fantasías, los altares apócrifos simulan sus postreras ilusiones, los laberintos prefabricados para confundir a la multitud abrirán las enrevesadas callejuelas despejando el confín de sus ultramuros, los cielos teñidos de color violeta anuncian la majestuosa llegada, con acrobáticas piruetas un escuadrón de diminutas aeronaves abrirá la ruta por donde aparecerán los descomunales aparatos, la ceremonia representada durante un año fortalece el intelecto de los humanos terrícolas del nuevo mundo neófitos en representaciones de esta índole, la espera deseada durante tantos días comienza a tomar forma apareciendo por el infinito. El escenario, un lugar despejado tan inmenso que acogerá, en el tiempo que dure el acontecimiento, a trescientos cincuenta millones
de personas, quedará ubicado en tierras de un pais donde el embrujo de la farsa introducida por aquel grupo de personas conocidas como el Equipo es tan perseverante que las gentes que se desplazan por él comulgan cada día con el cuerpo del mito inculcado, la apocalíptica romería fecundará fuerza e ilusión en el obrar de los individuos que la constituyan y ellos contagiarán con su clamor al resto del nuevo mundo infectando con su entusiasmo sus cerebros... Nuestras galas y oropeles no los transportamos sobre nuestros atléticos cuerpos, la reputación y el honor de nuestro pueblo son las vestimentas que lucimos al caminar por la vida, hoy, aprovechando este acercamiento masivo entre nuestros mundos, os queremos descifrar la falsedad candorosa que soportáis inducidos por gente de la madre Tierra y cómo un cúmulo de individuos organizados, explotando tan delicada cuestión, se lucra de vuestras debilidades hundiéndoos en misteriosas tinieblas, engordando con ello sus imbéciles cerebros y al mismo tiempo alimentando sin necesidad de sudar sus sebáceos y pálidos cuerpos. Las dos pequeñas ciudades flotantes un día de la primavera de un año del primer cuarto del siglo veintiuno arribarán majestuosamente arropadas por dos centenares de naves de reconocimiento, su presencia en los cielos del nuevo planeta será el aviso del comienzo de la era Liberal, flotando, irán descendiendo poco a poco ante las miradas atónitas de millones de personas, la bajada desde el universo se hará pausadamente para que aquella muchedumbre vibre ante el encantamiento del apoteósico descenso, la sinfonía escogida sonará desde el interior de los pequeños mundos imprimiendo en el ambiente un matiz de liturgia transcendental propia de un fin de temporada eternamente agotador, la parábola celeste campana de resonancia natural ampliará el sonido hechizando con su eco al gentío que preparado nos espera, a quinientos metros de la superficie terrestre las gigantescas aeronaves nodrizas comenzarán a dar una vuelta alrededor de la Tierra suspendidas aprovechando la coraza magnética de que disponen, la lentitud de su marcha permite pregonar a los cuatro vientos su aparición, ciudades, pueblos, incluso gentes de parajes abruptos, perdidos por la geografía accidentada del nuevo mundo vivirán de primera mano el fenómeno producido por humanos de otro cosmos.
Mientras tanto, allá en la descomunal explanada elegida como escenario, la fiesta continúa, la gente desplazada desde los cuatro puntos cardinales, mucha de ella caminando, intercambia sus sensaciones y debilidades enriqueciendo sus pensamientos obsequiando a su bienestar con delicadísimas virutas de deliciosos manjares. Centenares de empresas de transporte y comestibles abastecen de alimentos y bebidas a la multitud, el magno territorio ocupado es tan grande que no existe ciudad ni campamento que lo iguale en el universo, los millones de personas que deambulan por aquí dormitan, cantan, bailan, enamoran a sus congéneres... y, con una magnífica predisposición se divierten dilucidando su futuro, hambrientos de credibilidad holgazanean, retozan clandestinamente respirando la savia prohibida del árbol milenario.
El bebé se hizo adolescente y caminando por la vida se enamoró del placer, acarició mil sensaciones, dibujó las directrices de su conducta..., y creció aún más y lloró y rió con desparpajo, y siguió creciendo y descubrió los vacíos de seriedad existentes....

                                                                       * * *

Medio centenar de humanos de nuestro mundo, ataviados con vestimentas propias de aquellos lares, aparecen por encima de las nubes sobre unas plataformas transparentes que las dos nodrizas han extendido, organizando una red de hilos invisibles las naves de reconocimiento permanecen estáticas, una acústica impecable hace que comience a sonar una sinfonía sobrenatural, acto seguido un representante de la madre Tierra lee un texto dirigiéndose al público congregado:
Hermanos menores -empieza a decir- nuestra presencia arropada por estos apocalípticos destellos es la respuesta a la pregunta que la mayoría os hacéis, el universo fuente de energía y manantial de vida en movimiento se desgrana enseñándoos sus secretos, personas, seres humanos igual que vosotros hemos querido presentarnos para taladrar los misterios que confeccionan la pasarela por donde camináis, nuestras andanzas por el universo desde hace miles de años nos sitúan por encima del bien y del mal, amanecimos cuando la historia y la fábula se confunden en los archivos del arcaico registro, estos dos pequeños mundos que nos transportan surcan el firmamento disponiendo de una autonomía ilimitada elevando nuestras profesiones de astronautas a emperadores de los cielos con rango de soberanos, su forma exterior esférica les permite vagar por el cosmos con la naturalidad de un cometa sideral, sus gigantescas dimensiones, ochocientos cincuenta metros de diámetro, tolera la creación artificial de un microclima con el cual fabricamos parte del oxígeno que consumimos, por otro lado, lamentamos defraudaros al ser simples seres humanos las personas que hemos venido a vuestro recibimiento, lo cierto es que en el viejo planeta Tierra no existe ningún
ser inteligente que esté sobre o por en ima de los aquí arribados.
La era que comienza abrirá en vuestros cerebros un inédito panorama, vuestra puesta de largo es similar a la que aplicáis en estos días a los retoños que presumís de educar con sabios consejos, "la hora de las culpas" dará paso al momento de las formalidades y la sinceridad, el hechizo carismático originado por aquel mito creado por el Equipo eliminará sus poderosas encrucijadas aclarando de una vez por todas los misterios opresores que vuestros congéneres han fabricado en su nombre para cebarse ellos mismos con los manjares que os substraen afirmando que son para alimentar las tinieblas de vuestros miedos, nuestra presencia consolida el falso peregrinar que unos cuantos predican por doquier, la calumnia perpetua que los jerarcas protagonizan será aniquilada desde hoy mismo, el lastre que transportáis paso a paso desde el amanecer de los tiempos en vuestro ánimo acumulado en forma de penitencias es hora de lanzarlo por la borda acariciando de esta manera un solaz tan liviano que al caminar flotaréis sobre pensamientos filosóficos.
Las palabras que pronuncio substraídas de este documento confundirán aún más si cabe vuestra conexión, la realidad se mezcla en los que protagonizan la farándula y desquiciados achacan nuestra arribada a todopoderosos seres inmortales llegados con intención de juzgar a aquellos desgraciados que con mucha fe y más ignorancia les lamen en las pelotas esperando obtener a cambio que les suministren el falso placer que buscan. La sabiduría de que presumimos es la bandera que desplegamos en los planetas habitados que hemos descubierto izándola hasta la cúspide del mástil de la dignidad y la rectitud.
El escrito que sostengo en mis manos comienza con las palabras:
Hermanos menores, nuestro mundo os enmarca en ese escalafón, en todo momento os hemos tratado como tales, las enseñanzas dirigidas a vosotros han sido estudiadas con sapiencia por los componentes del equipo responsable en las diferentes etapas o eras de vuestra existencia desde aquel momento que fuísteis descubiertos, aquella farsa que antepasados de mi planeta protagonizaron hace ahora dos mil años forma parte de un estudio orientado precisamente para entender de cerca la sensibilidad y el entusiasmo de humanos nacidos tan lejos de la verdadera Tierra.
Nunca antes en la vida protagonizó gente de este mundo nuevo una visión tan apocalíptica como ésta. Con el poder que nos presuponéis y que realmente tenemos sobre vosotros podríamos esclavizaros aprovechándonos de la situación, robándoos además del ánimo las pertenencias espirituales y personales       -situación bochornosa en la que os encontráis alimentada por esos individuos que se hacen pasar por modernos y triviales hechiceros- pero nuestra misión es otra, consiste pura y llanamente en abriros los ojos del intelecto para que luchando contra el enemigo misterioso lo venzáis y elevando vuestras ideas hacia el infinito rotureis un moderno e inédito camino, lejos de las veredas que con saña han planificado esos jerárquicos de pacotilla.
Las pequeñas ciudades flotantes suspendidas ante vuestras miradas corroboran lo que estoy leyendo, la tecnología aplicada sobre ellas ha sido proyectada desde el nacimiento de la vieja Tierra por las gentes de allí con materias estructuralmente moleculares, aplicando técnicas físico-biológico-matemáticas descubiertas con el paso de la historia, en ningún momento caigáis en la tentación de que estas moles que nos transportan son movidas por algo o por alguien que apostado en un trono magnífico las dirige por el universo cósmico con su poder sobrenatural.
La congregación multitudinaria que se desparrama por estos campos es la respuesta al miedo colectivo inculcado buscando la salvación eterna, más que la aproximación a humanos de otros planetas, la ignorancia congénita que os han hecho mamar durante tantos miles de años se vuelve hacia vosotros, se esparce sobre la superficie terráquea corrompiendo su anatomía, la tierra que pisáis se deteriora por momentos, la política regularizada de que sois víctimas os dirige directamente al caos universal, un mundo con estas dimensiones no
puede llevar el peso adicional de tantísimos individuos. La propuesta de nuestro mundo es enseñaros a planificar y controlar inculcándolo y apoyando a las gentes más menesterosas para que en los próximos cien años la natalidad total en cifras reales descienda hasta los mil millones, alargando el programa un siglo más y alcanzando su momento primordial a finales del mismo cuando los habitantes de este vuestro mundo no sobrepasen los cuatro cientos cincuenta millones de humanos, cantidad óptima para disfrutar viviendo por las laderas subjetivas de un mundo imaginario que aun puede volver. La mano de obra fácil y los beatos ignorantes se han de extinguir abriendo un nuevo paisaje donde todos los participantes se diviertan con la misma intensidad. Otro contratiempo más se inmiscuye en el caminar originario de vuestro globo azul, son las heridas producidas por gentes descontroladas al extraer y mal-utilizar toneladas y toneladas de combustibles y materias químicas del subsuelo del planeta produciendo en él una reacción atmosférica con secuelas irreversibles, alcanzando el peligroso y serio problema, a corto y medio plazo, al sistema orbital, porque debido a las oquedades producidas su masa anatómica es sensiblemente más liviana.
Con el actual funcionamiento de los individuos que pobláis este deteriorado edén, el futuro de vida normal se presenta como muy borrascoso si nos basamos en las investigaciones que el viejo mundo viene realizando sobre todo los últimos ciento treinta años...

                                                                               * * *

-El comportamiento tecnológico de las dos aeronaves ha sido sobresaliente, el largo recorrido efectuado desde la madre Tierra ha servido para consolidar como resplandeciente la nueva era de fabricación y creación de vehículos cósmicos -Josoman acomodado en un anatómico sillón presenciando el magno acontecimiento, ha sido el que ha pronunciado estas palabras.
-La agresividad de estos noveles me eriza el vello del cuerpo, la coraza magnética ha repelido con sencillez los ataques ante sus incrédulas miradas, el arcaico arsenal lanzado sobre nosotros por los jerarcas y soberanos mandatarios, intentando aniquilarnos se ha desintegrado al chocar con la parábola invisible. El escrito descifrado por Hojami ha causado impacto -sigue diciendo Juquien- las gentes más sumisas comprenden que la situación continuada desde que sus menesterosos antepasados nacieran algún día es insostenible.
-El clamor espiritual que desprenden los millones de personas aquí congregadas erigen un pedestal filosófico en las neuronas encefálicas de nuestras mentes, la candidez que desprenden originada precisamente por la agonía perpetua de que son portadores se lee observando sus carencias. El escalofriante recibimiento con el que nos han obsequiado es un agasajo dirigido a seres inventados por hombres lunáticos capaces de resucitar a los muertos y de prolongar la vida de los vivos hasta la eternidad, en ningún momento han pensado en seres semejantes a ellos nacidos en otros lugares, estudiosos y sabios capaces de surcar el universo para evangelizar con su cultura liberal a las humildes gentes que se desparraman por las galaxias que componen el atlas cósmico, el sufrimiento colectivo de estas dóciles personas sufrirá un cambio de rumbo radical. Mi cualidad de mujer en la cultura terrícola de nuestro viejo planeta es una más en el global de la humanidad, aquí en la nueva Tierra a la fémina más inteligente se le relega al oficio de "cadete" sin darle oportunidad de integrarse en una carrera ascendente donde su intelecto colabore como fragmento activo en las inquietudes que a ella misma le atañen, el atraso educacional les reprime tan espectacularmente que su rol se reduce a parir y fornicar para complacer en muchos casos a hombres ignorantes -Hojami concluye-. Quizá algún día mis antepasadas funcionaban de esta manera.
Jubilosos, desenganchados del lastre vergonzoso que los dominaba, inauguran su despertar entonando cánticos y amontonando las basuras malolientes capaces de corromper su equilibrio biológico-anímico, abren sus pensamientos sensiblemente conmocionados seguros de que el comienzo inmaculado de una nueva era les elevará en su caminar al montículo que les corresponde. Los tres años que hemos permanecido en este planeta donde las gentes nos han deparado acogidas modelo, rayando la adoración, lo recordaremos en nuestro cerebro hasta el final de nuestros días, yo especialmente sensibilizado anotaré en el lugar que me pertenece en el capítulo correspondiente del histórico archivo cósmico los devaneos catequizadores que el grupo entero hemos realizado. Sin la carga psicológica que les proporcionaba el peso de personas con cuerpos y mentes aborregadas, empalidecidas a consecuencia de la esterilidad enfermiza y voluntaria que profesaban y por lo tanto faltos de un intelecto parcial e íntegro, las dóciles criaturas surgirán de su letargo para comenzar el increíble recorrido de un caminar sin fantasmas opresores.
El daño está ocasionado, la templanza anémica devora al germensacrílego creando una mutación espectacularmente innovadora.
La misión, un caminar enfocado a dilucidar la comedia puesta en escena por aquel grupo de antepasados nuestros conocidos como el Equipo, ha sido un éxito. La revelación mundial de la existencia de una estación cósmica bajo los cimientos del capitolio utilizado por los jerarcas cabecillas y las demostraciones prácticas de que nuestra apocalíptica aparición es obra exclusivamente de humanos y no de espectros inventados, ha convencido. Les hemos aclarado que el paraíso más preciado y el único que hay es una convivencia sana sin marañas de rivalidad enfermiza, que la eternidad eterna para nuestras mentes y nuestros cuerpos, además de ser un peso escalofriante, no existe, que lo importante es lograr una excelente calidad de vida a través de la técnica aplicando los conocimientos aprendidos sin que haya fundamentalistas que renieguen de la realidad inculcando miserias y falsedades omnipotentes, también les hemos aleccionado sobre la ignorancia y la avaricia, presentando realidades sobre estas dos enfermedades les hemos demostrado que un ignorante en coalición con un avaro crean un tandem tan peligroso que con su machacona evolución demolen el sistema natural de cualquier organigrama originariamente milenario....
La postura de los menos enérgicos emocionalmente hablando, se basa en ignorar a los caciques del clan, originándoles un revés tan contundente que los pobrecicos dan pena por la miseria emocional en que se encuentran, vagando sin rumbo por los confines de un espejismo imaginario inventado, van leyendo ahora los libros usados anteriormente en sus rituales a los matojos, arbustos y riscos por los lugares más recónditos de la superficie terráquea, intentando convencerles creyendo que se trata de pacientes humanos que escuchan sus sarcásticas palabras con la misma devoción que antaño lo hicieran los infelices fieles que engañaban. En su desafortunada y miserable peregrinación se pueden presenciar escenas pintorescas, a un personaje enajenado por completo vestido con el disfraz en el que se ha refugiado toda su vida, una túnica morada, se le puede ver con frecuencia merodeando una granja de cerdos descifrándoles sus artimañas intentando convencerlos.
Durante el tiempo que hemos residido en la nueva Tierra las dos nodrizas han permanecido suspendidas a modo de vivienda en el lugar escogido, mientras, las pequeñas aeronaves de reconocimiento entre otras cosas han montado una oficina espacial para deleite de los más atrevidos. Viajes a la Luna, a Marte y a otros lugares esparcidos por el cosmos, integrados por humanos del nuevo planeta a modo de cruceros oceánicos con todas las comodidades que nuestra técnica permite y la posibilidad de volar fuera de la atmósfera y pasear por el universo en butaca presidencial deslumbra a los turistas que se aventuran, tanto, que al regresar nunca más idolatran a nadie. La decepción por el engaño sufrido es unánime, pero la realidad expulsa la resaca experimentada por todos canalizando el infortunio vivido hacia un anfiteatro donde la representación es un acto compartido a partes iguales por la muchedumbre.

                                                                             * * *

Un ramo de rosas silvestres colocado sobre la mesa del despacho donde me encuentro redactando el cedulario que me corresponde en la cronología histórica, hace que mi entusiasmo encuentre mil sabores naturales donde reafirmar con aliento los vocablos entrelazados con los que describo la apoteosis originada por un mundo que comienza a alzar la mirada hacia su emancipación. Nuestra sabiduría casi raya la perfección, miro de soslayo y con una ignorancia dogmática mi intelecto retrocede enanificándose con una rotunda prontitud, el ramo de rosas crecido en tierras eriales es un reto de impotencia, seres inteligentes, hábiles, ingeniosos, sabios..., capaces de fabricar máquinas y artefactos con los que descubrir los mundos perdidos por el universo, nos quedamos en pelotas ante retos naturales de esta índole, la vida, elemento primordial a la hora de que nuestros mundos sigan su ciclo biológico, es imposible fabricarla o crearla, por lo tanto aunque pregonemos mutaciones y transformaciones genéticas, si no mimamos las especies milenarias que crecen entre nosotros, la vida, bastión básico a la hora de pasear con firmeza por la corteza terrestre fallecerá arrastrándonos en su agonía.
Redacto lo acontecido y extraigo los apuntes necesarios para presentar este escrito seguro de que cada uno que lo lea saturará su curiosidad imaginando la festividad que se aproxima con la intensidad empírica, casi apocalíptica, de la realidad. Los poderes del entendimiento y la formalidad escalarán las sedes imperiales martilleando a los embusteros que las ocupan desterrándolos a confines abismales donde su estirpe se desintegre aliviando al populacho de sus dolencias.
Aquel paraíso, aquel edén..., este estercolero..., sufro, padezco al garabatear aquí la realidad vivida por mi persona en el planeta de mis sueños: la joven y carismática Tierra. Espero y creo en la integridad humana de las gentes que piratean en estos días sobre su superficie, entiendo la inocencia de su niñez, importante paso para erguirse como monolito fortificado de una madurez consolidada cultivando las culturas, repoblando sabanas, selvas, montañas y laderas con la sabiduría de un ser no mayor, pero si con más recursos para aderezar un entuerto ocasionado en su adolescencia por progenitores que en realidad actuaban como alocados retoños aprendiendo a crecer bajo los efectos inmaculados de una ignorancia natural.
Floto sobre el entramado de ideas actualizadas que las gentes del nuevo mundo comienzan a imaginar, camino hollando en la argamasa anémica de sus pensamientos, provoco con delicadeza a mi paciencia y con exasperación retrato los fenómenos ancestrales introducidos en la psique de este pueblo en lienzos ordinarios y los expongo donde los que han mantenido encendida la llama dañina recapaciten al observarlos. La edad Liberal comienza a extender sus delicados hilos organizados con estrategia imitando la perfecta red que construye un arcaico y sencillo arácnido, confío en la evidencia, espero el día en que la muchedumbre edifique su futuro para reírme a carcajadas ilustrando y expresando en las páginas del histórico registro la satisfacción que constituye en mi cerebro tan apoteósica metamorfosis. Esperaré con sabiduría el momento, recorreré mientras tanto otros mundos, incluso volveré siempre que las circunstancias lo permitan al planeta de mis sueños, se que el trayecto que a mi existencia le pertenece es minúsculo comparado con la luz que el Soberano producirá creando vida con ello, sin embargo espero regocijarme con la transmutación del pensar del pueblo en cuestión antes de disipar el brillo resplandeciente que ilumina mi realidad. El atardecer me pertenece, las puras, delicadas y finas aguas de un arroyo milenario que corre a cuarenta metros del habitáculo que ocupo cuando sueño, eternizan la existencia de la madre Tierra, impasibles constituyen la autenticidad del bienestar que una persona necesita para acaparar con sus ideas incluso una cosa tan fascinante como es el crepúsculo de un atardecer.